4 de abril de 2020
5 de julio de 2018

Guterres denuncia el "impacto devastador" de la ofensiva del Ejército de Siria en Deraa

 Guterres denuncia el "impacto devastador" de la ofensiva del Ejército de Siria en Deraa
REUTERS / RAFAEL MARCHANTE - ARCHIVO

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha expresado este jueves su "gran preocupación" por el reinicio de la ofensiva militar en el suroeste de Siria y su "continuado impacto devastador" sobre los civiles.

"Cerca de 750.000 vidas están en peligro y hasta 325.000 personas se han visto desplazadas", ha dicho en su comunicado, antes de reclamar nuevamente "una suspensión inmediata de las hostilidades y un reinicio de las negociaciones".

Así, ha pedido a las partes en conflicto "que tomen todas las medidas necesarias para proteger la vida de los civiles, permitir la libertad de movimiento y proteger la infraestructura civil".

Guterres ha solicitado además que la ONU "reciba permiso para llevar a cabo entregas humanitarias a través de la frontera y las líneas de frente para beneficiar sin más retrasos a las personas en situación de necesidad en Siria".

El Gobierno de Jordania ha asegurado este mismo jueves que ha tenido éxito a la hora de convencer a los rebeldes y a Rusia para que mantengan una nueva ronda de conversaciones para alcanzar un acuerdo sobre un alto el fuego en el sur de Siria.

Ibrahim al Jabaui, portavoz de los rebeldes, ha confirmado que la mediación jordana ha tenido éxito y ha recalcado que el encuentro tendrá lugar nuevamente en la localidad de Busra al Sham, que ya ha acogido cuatro rondas de conversaciones desde el sábado.

Fuentes rebeldes han resaltado que las principales diferencias giran en torno a la exigencia a que los rebeldes entreguen sus armas de una sola vez o por fases antes de traspasar al Estado las zonas bajo su control, en un proceso que estaría supervisado por la Policía Militar rusa.

Durante la jornada, el Ejército sirio ha anunciado nuevos avances sobre el terreno en la provincia de Deraa (suroeste). Según la agencia estatal siria de noticias, SANA, las tropas gubernamentales han tomado la localidad de Saida.

Las fuerzas gubernamentales sirias y sus aliados están combatiendo a los rebeldes para intentar recuperar el control de la zona suroeste del país, uno de los últimos bastiones que mantienen los sublevados junto con la región del noroeste del país que hace frontera con Turquía.

LA OFENSIVA EN DERAA

La ofensiva de las dos últimas semanas, apoyada por la aviación de guerra de Rusia, ha conseguido arrebatar una amplia zona de territorio en el noreste de la capital homónima de la región de Deraa, además de que varias localidades se han rendido a las fuerzas de Al Assad.

Los combates y los ataques aéreos han provocado que más de 250.000 sirios abandonen sus hogares en el suroeste de Siria para intentar refugiarse en la frontera con Jordania y con Israel, según contó el lunes Naciones Unidas.

Los dos países ya han dicho que no abrirán sus fronteras a los refugiados. Jordania ya acoge más de medio millón de refugiados sirios que llegaron en los primeros años de la guerra y ahora ha distribuido más suministros dentro de Siria.

El suroeste de Siria es una de las llamadas "zonas de distensión" acordadas en 2017 por Rusia, Jordania y Estados Unidos en un intento por reducir la violencia. Antes del inicio de la ofensiva del régimen de Al Assad, Estados Unidos advirtió de que respondería si se incumplía el acuerdo de la zona de distensión pero hasta el momento no ha actuado y los rebeldes aseguran que ya les han comunicado que no recibirán ayuda norteamericana.

Para leer más