28 de octubre de 2020
23 de septiembre de 2020

Hariri abre la vía a la formación de Gobierno en Líbano aceptando un ministro de Finanzas "independiente"

Hariri abre la vía a la formación de Gobierno en Líbano aceptando un ministro de Finanzas "independiente"
Saad Hariri - -/DALATI & NOHRA/DPA

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El ex primer ministro libanés Saad Hariri ha afirmado que su formación política está dispuesta a aceptar que un chií "independiente" ocupe el Ministerio de Finanzas, lo que abre la puerta a que Mustafá Adib pueda acabar de conformar su gabinete para que Líbano vuelva a tener una administración con plenas funciones.

El principal obstáculo para la formación del Gobierno gira en torno a la negativa del partido-milicia Hezbolá y de AMAL, también chií y liderado por el presidente del Parlamento, Nabih Berri, de que la cartera de Finanzas sea entregada a un miembro de otra secta.

Varios ex primeros ministros suníes habían expresado su rechazo al nombramiento de un chií en Finanzas y Hariri, que llegó a sonar como posible ministro, ha planteado una vía alternativa para que sea al menos un "independiente" quien asuma el Ministerio en disputa.

"He decidido ayudar al primer ministro Adib a encontrar una salida nombrando a un ministro de Finanzas independiente de la secta chií", ha dicho. Así, correspondería al propio Adib seleccionar al candidato, basándose en "la eficacia, la integridad y la no afiliación a algún partido", según el periódico 'The Daily Star'.

Adib había apostado hasta ahora por que los puestos de los principales ministerios --Finanzas, Defensa, Interior y Exteriores-- fuesen rotatorios, en un intento por encontrar un equilibrio en el frágil reparto de poder de Líbano. De la formación de Gobierno depende que el país pueda recibir la ayuda externa prometida por distintos países.

Fuentes vinculadas a AMAL han señalado en declaraciones a la cadena de televisión libanesa Al Yadid que la propuesta de Hariri de rotar la cartera "una única vez" no es lo que los dos partidos chiíes buscan, si bien ni esta formación ni Hezbolá se han pronunciado oficialmente.

Tras las declaraciones de Hariri, el primer ministro designado ha publicado un comunicado en el que ha reiterado su voluntad de formar un Gobierno que "satisfaga a todos los libaneses y trabaje para aplicar las reformas económicas, financieras y monetarias acordadas por todos los partidos".

Así, ha manifestado que se había comprometido a "permanecer en silencio durante el periodo de formación de Gobierno" debido a que tiene "constancia" de "la gran responsabilidad" que pesa sobre sus hombros, tal y como ha recogido la agencia estatal libanesa de noticias, NNA.

"ESPECIALISTAS COMPETENTES"

Adib ha señalado que el nuevo Ejecutivo "debe enmarcarse en los marcos constitucionales" y "ayudar al pueblo libanés a poner fin a su dolor diario", al tiempo que ha hecho hincapié en que el Gobierno "estará integrado por especialistas competentes".

En este sentido, ha defendido que estas personas serían capaces de "obtener la confianza en el interior y en la comunidad árabe e internacional" para que Líbano consiga "el apoyo externo necesario para evitar que la economía se ahogue".

Por último, ha pedido a todos los partidos políticos que "cooperen en interés de Líbano y sus hijos" y "aprovechen la oportunidad para salvar la patria" ante las graves crisis que atraviesa el país.

Uno de los países que más se ha implicado en el proceso es Francia, que ya ha aplaudido este miércoles en un comunicado la "valiente" declaración de Hariri. El Ministerio de Exteriores galo confía en que Adib pueda formar un gobierno "lo más rápidamente posible" con "personalidades independientes y competentes" de su elección.

París espera ahora que "el conjunto de responsables políticos libaneses" respeten los acuerdos de principios de mes y acerquen posturas con vistas a solventar la actual crisis política y atender "las necesidades urgentes de Líbano". El presidente francés, Emmanuel Macron, ha viajado dos veces a Líbano desde las explosiones del 4 de agosto en el puerto de Beirut.

Las explosiones, que dejaron cerca de 190 muertos, desencadenaron una nueva oleada de protestas contra las autoridades en el marco de una profunda crisis económica, política y social que derivó en la dimisión del primer ministro, Hasán Diab, quien se encuentra en funciones a la espera de la formación del nuevo Ejecutivo.

Para leer más