24 de enero de 2020
  • Jueves, 23 de Enero
  • 12 de diciembre de 2019

    Hariri contacta con el FMI y el Banco Mundial para un posible plan de rescate económico para Líbano

    Hariri contacta con el FMI y el Banco Mundial para un posible plan de rescate económico para Líbano
    El primer ministro de Líbano, Saad Hariri. - REUTERS / MOHAMED AZAKIR - ARCHIVO

    MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

    El primer ministro en funciones de Líbano, Saad Hariri, ha asegurado este jueves que se ha puesto en contacto con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial para abordar un posible plan de rescate económico para el país.

    La oficina de Hariri ha detallado que este plan sería puesto en marcha por el próximo gobierno, en medio de las conversaciones políticas en torno a la elección de su sucesor, según ha informado el diario libanés 'An Nahar'.

    El propio Hariri dio las gracias el miércoles al Grupo Internacional de Apoyo a Líbano (GIS), que celebró una cumbre en París para abordar la grave crisis económica y política que atraviesa el país.

    Así, indicó en un comunicado que "ha tomado nota" del comunicado final e hizo hincapié en la necesidad de "acelerar la formación de un gobierno integrado por tecnócratas que constituya un equipo homogéneo y creíble calificado para dar respuesta a las aspiraciones de la gente".

    Hariri señaló también que el nuevo Ejecutivo "debe preparar un plan de rescate económico, social, monetario, financiero y productivo", para lo cual serían necesarios fondos y apoyo de las instituciones financieras internacionales y la comunidad internacional.

    El GIS reclamó tras su cumbre en París la "urgente" formación de un gobierno "creíble y efectivo" en el país, al tiempo que advirtió de que la economía podría derivar en una situación "caótica" si no se aplican reformas.

    Líbano pidió la semana pasada a sus aliados internacionales que avalen o financien parte de las importaciones de bienes de primera necesidad, en un momento en que el país vive un momento especialmente difícil dentro de su casi permanente estado de crisis política.

    La dimisión de Hariri, presentada en octubre, sólo se hará efectiva cuando el presidente del país, Michel Aoun, designe un sustituto para solucionar la parálisis reinante en Líbano, cuya economía atraviesa su peor momento desde el final de la guerra civil en 1990.

    El presidente libanés convocó para el 9 de diciembre una ronda de consultas parlamentarias para elegir al nuevo primer ministro, tras constatar ciertos avances sobre un acuerdo para un candidato de consenso, si bien fue aplazada a última hora hasta el 16 de diciembre.

    A pesar de que parecía existir consenso en torno a la nominación del empresario Samir Jatib, finalmente se apartó de la carrera e incluso expresó su apoyo a que Hariri vuelva a ser nombrado en el cargo, algo que el propio líder de Al Mustaqbal ha rechazado.

    EL FMP NO ESTARÁ EN UN GOBIERNO CON HARIRI

    Hariri ha pedido en todo momento un gobierno tecnócrata, algo a lo que se oponen el Movimiento Patriótico Libre (FMP) de Aoun y el partido-milicia chií Hezbolá, que abogan por uno "tecno-político".

    De hecho, el líder del FMP y ministro de Exteriores en funciones, Yebran Basil, ha manifestado durante la jornada que no será parte de un Ejecutivo "tecno-político" encabezado por Hariri, según ha informado la agencia estatal libanesa de noticias, NNA.

    "Si el primer ministro Hariri insiste en la ecuación 'o yo o nadie' (para el cargo de primer ministro), nosotros, en el FMP (...) no estamos interesados en participar en ese gobierno, porque su destino será un fracaso", ha dicho.

    Basil ha dejado por contra abierta la puerta a que su partido sea parte del próximo Ejecutivo en caso de que tenga una composición diferente, como una totalidad de tecnócratas, incluido el primer ministro, tal y como ha recogido la agencia de noticias Reuters.

    Las protestas en Líbano arrancaron a principios de octubre después de una caída de la moneda local por primera vez en las últimas dos décadas, pero el descontento se arrastraba desde julio, cuando el Parlamento aprobó un presupuesto de austeridad para hacer frente al déficit.

    Para leer más