16 de octubre de 2019
2 de julio de 2014

Heridos cuatro soldados y dos oficiales de la Guardia Nacional tras la explosión de una mina en la región de Kef

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

Al menos cuatro soldados tunecinos y dos oficiales de la Guardia Nacional han resultado heridos este martes a consecuencia de la explosión de una mina al paso de un vehículo militar en la región de Kef (noroeste).

El portavoz del Ministerio del Interior, Mohamed Alí Laroui, ha detallado que la operación "es parte de la campaña en las montañas de Yenduba y Kef, donde se esconden los elementos restantes de los grupos terroristas", según ha informado la agencia estatal tunecina de noticias, TAP.

Asimismo, ha reiterado la voluntad del Ejército y la Guardia Nacional para llevar a cabo sus operaciones en la zona "hasta destruir los escondites de los terroristas y lograr la erradicación de la amenaza terrorista".

Las autoridades tunecinas han lanzado múltiples operaciones en las provincias fronterizas con Argelia debido a la presencia de milicianos islamistas en la zona, especialmente en la zona del monte Chaambi, ubicado en la región de Kasserine.

Túnez y Argelia comparten una frontera porosa utilizada habitualmente por contrabandistas y que ha sido usada en los últimos meses para la infiltración de combatientes y armamento.

Desde el derrocamiento del expresidente Zine el Abidine ben Alí en enero de 2011, Túnez ha sufrido un incremento de la actividad de grupos islamistas radicales que fueron suprimidos por la fuerza por el exmandatario.

Las autoridades han acusado a estos grupos por los últimos ataques violentos en el país, entre los que se encuentra el asalto contra la Embajada estadounidense en septiembre de 2012 y el asesinato del político Chokri Belaid, líder del Movimiento Patriótico Democrático Unificado, fuerza marxista y panárabe que forma parte del Frente Popular.

La oposición ha criticado duramente al Gobierno por su fracaso en la lucha contra los grupos 'yihadistas' presentes en el país y ha acusado a las autoridades de reconocer demasiado tarde la amenaza que suponen.