26 de enero de 2021
24 de noviembre de 2020

Heridos seis palestinos y un soldado israelí en una protesta contra la demolición de viviendas en Cisjordania

Heridos seis palestinos y un soldado israelí en una protesta contra la demolición de viviendas en Cisjordania
Soldados de Israel durante una protesta cerca de la ciudad palestina de Ramala, en Cisjordania - ILIA YEFIMOVICH/DPA - ARCHIVO

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Al menos seis palestinos y un soldado israelí han resultado heridos este martes tras la represión de una protesta en el valle del Jordán contra la reciente demolición de viviendas en Jirbet Hamsa al Fauqa, que dejó a más de 70 palestinos sin hogar.

Según las informaciones recogidas por la agencia palestina de noticias WAFA, las fuerzas israelíes han lanzado gases lacrimógenos y granadas aturdidoras contra los manifestantes cerca del puesto militar de Tayasir, alcanzando de forma directa a seis de ellos y provocando decenas de casos de asfixia por inhalación de estos gases.

Así, ha señalado que cuatro palestinos han resultado heridos tras ser alcanzados en las extremidades inferiores y han sido atendidos en el lugar, mientras que otros dos han tenido que ser ingresados tras recibir el impacto de los botes de gases lacrimógenos en la cabeza y el abdomen.

Durante los enfrentamientos ha resultado herido un soldado que ha recibido una pedrada en la cabeza, según el Ejército israelí, que ha afirmado que el militar se encuentra en estado leve, tal y como ha recogido el diario 'The Times of Israel'.

En la manifestación han participado varios cientos de personas en protesta por la demolición a principios de mes de Jirbet Hamsa al Fauqa, una decisión adoptada por el Gobierno israelí argumentando que las viviendas habían sido construidas de forma ilegal.

La coordinadora humanitaria interina de Naciones Unidas para los Territorios Palestinos Ocupados, Yvonne Helle, destacó que estas demoliciones "suponen el mayor incidente de desplazamiento forzoso en los últimos cuatro años", antes de apuntar que las propiedades destruidas "eran esenciales para el bienestar y la dignidad de los miembros de la comunidad, cuyos derechos han sido violados".

Helle afirmó que en lo que va de año han sido demolidas 689 estructuras en Cisjordania y Jerusalén Este, una cifra "superior que la de cualquier año completo desde 2016" que ha dejado sin hogar a 869 palestinos.

"La ausencia de permisos de construcción emitidos por Israel es citada típicamente como motivo, a pesar de que, debido al restrictivo y discriminatorio régimen de planificación, los palestinos casi nunca pueden obtener estos permisos", criticó, al tiempo que subrayó que "las demoliciones son un método de crear un ambiente diseñado para coaccionar a los palestinos a abandonar sus hogares".

"Recuerdo a todas las partes que la destrucción extensa de propiedades y el traslado forzoso de personas protegidas en un territorio ocupado son graves violaciones de la Cuarta Convención de Ginebra", zanjó Helle.

Para leer más