25 de mayo de 2020
24 de marzo de 2014

Hezbolá mata a tres rebeldes en una operación en Siria

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El partido-milicia chií libanés ha matado este domingo a tres presuntos rebeldes expertos en la preparación de coches bomba y a cuatro de sus guardaespaldas en la región siria de Qalamun, cerca de la frontera común, según fuentes del partido.

   "Una unidad especial de Hezbolá se infiltró once kilómetros en el territorio de los rebeldes en Qalamun y colocó explosivos en el jardín de una casa frecuentada por estos tres expertos", ha dicho una de estas fuentes al diario libanés 'The Daily Star'.

   "Cuando llegaron (a la vivienda) junto a sus guardaespaldas, las bombas fueron activadas, matando a los siete", ha detallado. Los tres rebeldes han sido identificados como Ahmad Alí Hamra, Farid Mohamad Jeir Jumaa y Hussam Masud Hammud.

   Asimismo, la cadena de televisión libanesa Al Manar, vinculada al partido-milicia, ha indicado que la operación ha tenido como objetivo "oficiales de seguridad de un grupo armad responsable del envío de coches bomba a Líbano".

   La operación ha tenido lugar días después de que el Ejército sirio se hiciera con el control de la ciudad de Yabrud con el respaldo de Hezbolá. La caída de Yabrud, ubicada en la frontera y utilizada por los grupos opositores armados sirios como punto de tránsito de armas y combatientes desde el país vecino, ha provocado la huida de milicianos hacia la ciudad libanesa de Arsal, desde donde han prometido vengarse.

   En los últimos meses, varios grupos extremistas, entre ellos las Brigadas Abdulá Azzam y el Frente al Nusra --ambas vinculadas a la organización terrorista Al Qaeda--, han reclamado la autoría de varios ataques con proyectiles y atentados con coche bomba en Líbano.

   Estos grupos han amenazado en reiteradas ocasiones con atacar a Hezbolá por su participación en el conflicto sirio del lado de las fuerzas gubernamentales.

   La intervención del grupo en el conflicto supuso una violación de la Declaración de Baabda, firmada por todas los partidos políticos del país, que estipula la neutralidad de Líbano ante los eventos en la región, limitando su papel al control de la frontera y el tráfico de armas y combatientes.

   A finales de febrero, el secretario general de Hezbolá, Hasán Nasralá, recalcó que su formación continuará combatiendo del lado de las fuerzas gubernamentales en el conflicto sirio e indicó que su participación en el conflicto no tiene relación con los últimos atentados registrados en territorio libanés.

   "No voy a repetir lo que ya he explicado sobre los motivos por los que fuimos a Siria y por los que estamos donde tenemos que estar", dijo durante un discurso televisado con motivo de la conmemoración de los "líderes mártires" de Hezbolá Sayyed Abbas al Musawi, Ragheb Harb e Imad Mugniyeh.

   "Líbano es atacado por grupos 'takfiris' --en referencia a grupos suníes radicales-- y lo habría sido antes o después independientemente de su participación en la guerra en Siria", sostuvo. "Si éstos (los grupos 'takfiris') ganan en Siria, y si Dios quiere no será así, la situación en Siria será peor que la de Afganistán", apostilló Nasralá.

Para leer más