23 de mayo de 2019
1 de junio de 2014

Hollande promete luchar contra los radicales tras la detención de un francés sospechoso del ataque en Bruselas

BRUSELAS, 1 Jun. (Reuters/EP) -

El presidente de Francia, François Hollande, ha prometido "luchar, luchar y luchar" contra los yihadistas que regresan a Francia tras combatir en países en conflicto como Siria tras conocer la detención de un ciudadano galo asociado presuntamente a los extremistas islámicos por su supuesta participación en el ataque del pasado sábado al Museo Judío de Bruselas.

El hombre, identificado como Nemmouche Mehdi, de 29 años y natural de la localidad francesa de Roubaix (norte de Francia), fue detenido en la estación de autobús marsellesa de Saint-Charles.

Hollande confirmó la detención del sospechoso y aseguró que Francia "está vigilando a estos yihadustas para que, cuando vuelvan de una lucha que no es la suya, y que desde luego no es la nuestra, no sean capaces de hacer daño". "A estos yihadistas les digo: lucharemos contra ellos, lucharemos contra ellos y lucharemos contra ellos", ha manifestado Hollande en comentarios recogidos por 'Le Figaro'

En el momento del arresto, Mehdi llevaba un fusil de asalto Kalashnikov, una pistola del tipo usado en el asalto al museo, y una cámara Go Pro según confirmó por otro lado la Fiscalía a la agencia Reuters.

Las autoridades francesas sospechan que Mehdi mantiene conexiones con grupos yihadistas y que viajó a Siria en 2013. El detenido se encuentra ahora bajo custodia por cargos de asesinato e intento de asesinato en relación con banda terrorista.

DOS TURISTAS ISRAELÍES FALLECIDOS

Entre los muertos en el ataque perpetrado el sábado 24 en el Museo Judío de Bruselas hay una pareja israelí, Emanuel y Miriam Riva, según ha informado este domingo el Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel.

A éstos hay que sumar una mujer francesa que también murió tiroteada en este ataque presuntamente antisemita. Una cuarta víctima, un hombre belga de 24 años de edad, falleció en el hospital tras recibir disparos en la cara y el cuello.

Los Riva, de 54 y 53 años de edad, residían en Tel Aviv y tenían dos hijas, de 16 y 15, según recoge el diario israelí 'Yedioth Aharonoth' en su edición digital.

Para leer más