23 de octubre de 2019
  • Martes, 22 de Octubre
  • 26 de julio de 2009

    Honduras.- Partidarios de Micheletti comienzan una "cruzada" para borrar las pintadas a favor de Zelaya en Tegucigalpa

    MADRID, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

    Grupos de jóvenes favorables al golpe de Estado que depuso al presidente Manuel Zelaya y al Gobierno 'de facto' de Roberto Micheletti han iniciado una "cruzada" para eliminar de Tegucigalpa las pintadas de protesta realizadas por seguidores de Zelaya.

    Con el lema de "los buenos somos más", los voluntarios recogieron ayer donaciones de materiales de pintura para iniciar hoy domingo "una cruzada para borrar definitivamente los mensajes que atentan contra la moral", según informa el diario hondureño 'El Heraldo'.

    El artículo del diario, titulado "A recuperar el esplendor de Tegucigalpa" denuncia que cuesta 40.000 lempiras (unos 1.480 euros) pintar la Catedral de Tegucigalpa "cada vez que es manchada por los simpatizantes de Manuel Zelaya".

    Según 'El Heraldo', todo comenzó como un juego entre jóvenes que están conectados a las redes sociales de Internet. "Durante la actividad dirigida por dos valientes jovencitas, Kristel Vallejo e Ixchel Caballero Rodríguez, se han recolectado materiales que servirán para pintar muros y paredes de varias zonas de la ciudad", explica. El primer objetivo será eliminar las pintadas de los bulevares Juan Pablo II, Centroamérica y Morazán, así como en las regiones de La Granja, Palmira y el aeropuerto de Tegucigalpa.

    "Nos dividiremos en grandes grupos de voluntarios para pintar entre todos nuestra hermosa capital, y así seguir demostrando que somos buenos hondureños y que amamos nuestro país cinco estrellas", indicó Medina, una de las organizadoras.

    "El centro histórico de Tegucigalpa es la zona que más ha resultado dañada" por los manifestantes que piden la restitución de Zelaya. "La iglesia Catedral San Miguel Arcángel ha sido pintada de nuevo en cuatro ocasiones con el objeto de no dejar huella de mensajes que lastiman la dignidad de la fe católica y de las personas", explica el artículo.

    "Nos estamos convirtiendo en una capital llena de gratifis, con ofensas a personas y empresas que tratan de comunicar la verdad. Pero como los buenos somos más, demostraremos que sí se puede", afirmó Medina.