4 de junio de 2020
23 de mayo de 2020

Hoodo, una luz de esperanza en la lucha contra la fístula obstétrica

World Vision ayuda a las víctimas de este problema dadas las consecuencias para su salud pero también en su vida en familia y comunitaria

  • Hoodo, una luz de esperanza en la lucha contra la fístula obstétrica
Hoodo, una matrona que ayuda a mujeres con fístula obstétrica en SomalilandiaWORLD VISION/GWAYI PATRICK - ARCHIVO

MADRID, 23 May. (Por Eloisa Molina, coordinadora de Comunicación de World Vision) -

Para una matrona de una aldea africana ver restaurada la dignidad de las mujeres después de una feroz, vergonzosa y solitaria batalla contra la fístula obstétrica, es un sueño ambicioso. Sin embargo, Hoodo Hassan Mohamed, una matrona y enfermera cualificada, ha logrado verlo en multitud de ocasiones. Lejos de achacarlo a la suerte o al azar, esto responde al esfuerzo de una mujer en la lucha por dignificar la vida de las mujeres que han sufrido fístula obstétrica.

Hoodo trabaja con la ONG World Vision para apoyar a las mujeres vulnerables en
Somalilandia, concretamente está a cargo de la atención prenatal en el asentamiento de desplazados internos de Alí Hussein en el distrito de Burao. Ella es conocida y respetada por las mujeres locales como la heroína que ayuda a restaurar la dignidad de las mujeres que sufren de fístula obstétrica.

"En 2018, me encontré con un anuncio de World Vision para un puesto de matrona. Esto encaja perfectamente con mi pasión y experiencia. Tuve la suerte de conseguir el trabajo y llegar a muchas más mujeres que antes cuando trabajaba por mi cuenta", explica Hoodo.

La fístula obstétrica es una de las consecuencias más graves de un parto obstruido y ocurre cuando la cabeza del bebé comprime los tejidos blandos, causando la muerte o necrosis de dichos tejidos por falta de riego sanguíneo. Esto provoca un agujero entre la vagina y el uréter, la vagina y el recto, o ambos. Se trata de un problema de salud significativo pero no solo tiene efectos físicos, también acarrea consecuencias sociales, económicas y psicológicas adversas en las mujeres y niñas.

World Vision / Gwayi Patrick

Es importante destacar a las niñas, ya que son precisamente sus cuerpos inmaduros que sin estar preparados para un parto deben afrontar este proceso fisiológico padeciendo consecuencias terribles como puede ser la fístula obstétrica.

Ante la falta de asistencia sanitaria se trata de una condición peligrosa y potencialmente mortal que causa un dolor y sufrimiento incalculables. Además tiene una fuerte dimensión social en la que las mujeres sufren un estigma abrumador, por lo que la mayoría de las mujeres con esta condición están divorciadas, son expulsadas de sus familias o marginadas.

EL TRABAJO DE UNA MATRONA EN UN CAMPAMENTO DE REFUGIADOS

En un día normal, cuando Hoodo no tiene cita con alguna futura madre en el centro médico, visita la aldea e interactúa con las mujeres dándoles palabras de aliento y consejo, pero se dedica especialmente a las supervivientes de fístula con las que lleva a cabo sesiones específicas. Ella entiende muy bien las complicaciones de la fístula y por eso aboga por que cada futura madre tenga el derecho y la oportunidad de dar a luz en un hospital para evitar esta complicación.

Hoodo trabaja con un equipo de otras dos mujeres y sus números de teléfono son
ampliamente compartidos en la aldea. Reciben llamadas incluso de aldeas vecinas para casos prenatales y de fístula en busca de apoyo.

"Las víctimas de la fístula necesitan un médico especializado cualificado, por lo tanto, las remitimos al Hospital Burao donde recibirán tratamiento gratuito y después de eso, soy yo quien me encargo del seguimiento para darles asesoramiento médico y apoyo psicosocial", explica.

"Las supervivientes se enfrentan a muchos desafíos además de los puramente médicos. Muchas se divorciaron de sus esposos, fueron desautorizadas por sus familias y la sociedad, y esto las deja con un estigma para toda la vida. Ellas solas no puede ganar esta batalla y es por eso que visito a las afectadas de vez en cuando, aunque ya estén recuperadas, para brindarles asesoramiento y aliento", agrega Hoodo.

Khadra, superviviente de la fístula, nos explica cómo tuvo que lidiar con esta terrible experiencia y lo que significó recibir la ayuda de Hoodo: "Desarrollé la fístula durante el nacimiento de mis bebés gemelos en casa sin una partera cualificada y un centro médico adecuado. Lo primero que sufrí es vergüenza y pensé que no había solución, que iba a morir. Pero alguien me habló de Hoodo y de cómo estaba ayudando a otras mujeres en mi misma situación. Gracias al asesoramiento que recibí de ella, logré acceder a una cirugía en el hospital de Burao de forma gratuita. Ese fue el comienzo de mi fuerte amistad con Hoodo".

World Vision / Gwayi Patrick

LA AYUDA DE WORLD VISION

El programa de apoyo a la fístula obstétrica de World Vision ha permitido el acceso a cirugía correctiva a más de 300 mujeres en el distrito de Burao en Somalilandia. Como resultado, estas mujeres han tenido la oportunidad de reintegrarse en la sociedad y se han restaurado algunos matrimonios y familias rotos.

También se inició la creación de un programa específico para la generación de ingresos entre las supervivientes de estas lesiones, ya que la marginación hace que muchas de ellas caigan en la pobreza y mendicidad. Esto se lleva a cabo a través de Grupos de Ahorros y Préstamos que ofrecen a las mujeres la oportunidad de iniciar sus propios negocios y mejorar así la situación socioeconómica de las mujeres en las aldeas.

Hoodo sabe que está ante un proyecto difícil y ambicioso, pero también sabe que puede conseguirlo porque cree firmemente en el empoderamiento de las mujeres y en el apoyo mutuo entre ellas para alcanzar su máximo potencial.

Contador

Para leer más


Lo más leído en Internacional