21 de julio de 2019
  • Sábado, 20 de Julio
  • 11 de febrero de 2019

    HRW acusa a las fuerzas de seguridad en Sudán de "violencia despiadada" contra los manifestantes

    HRW acusa a las fuerzas de seguridad en Sudán de "violencia despiadada" contra los manifestantes
    REUTERS / MOHAMED NURELDIN ABDALLAH

    MADRID, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

    Human Rights Watch (HRW) ha acusado este lunes a las fuerzas de seguridad de Sudán de recurrir a una "violencia despiadada" contra los manifestantes que desde hace casi dos meses protestan contra el presidente Omar Hasán al Bashir, denunciando detenciones arbitrarias, torturas y uso de munición real entre otros abusos.

    La organización ha publicado un vídeo con imágenes verificadas tomadas durante las protestas en el que se ve a las fuerzas de seguridad golpeando a manifestantes e incluso arrollándolos con un vehículo. Asimismo, en él se muestra a personas heridas de bala, así como a otras con claros signos de tortura. También se pueden ver los efectos del uso de gases lacrimógenos por parte de las fuerzas de seguridad en el interior de la sala de urgencias de un hospital.

    "Hay pruebas irrefutables de que Sudán está usando una violencia y brutalidad despiadadas contra manifestantes pacíficos y críticos del Gobierno", ha denunciado la directora adjunta para África de HRW, Jehanne Henry.

    "Estas tácticas violentas, que violan las obligaciones internacionales en materia de Derechos Humanos de Sudán, deberían acabar de forma inmediata y los responsables de ellas deberían rendir cuentas", ha reclamado Henry en un comunicado.

    Según HRW, desde que las protestas comenzaron el pasado 19 de diciembre, las fuerzas de seguridad han hecho un uso excesivo de la fuerza, empleando munición real, balas recubiertas de goma y gases lacrimógenos al aire y de forma directa contra manifestantes. Como resultado de ello, según las estimaciones de activistas sudaneses, más de 50 personas han muerto.

    También se han producido ataques contra hospitales y personal médico, decenas de los cuales han sido detenidos, y han entrado en recintos hospitalarios, disparando y empleando gases lacrimógenos, además de evitar que el personal tratara a los heridos. Según Physicians for Human Rights, siete hospitales han sido atacados.

    CIENTOS DE ARRESTOS

    Por otra parte, cientos de manifestantes y críticos con el Gobierno, "posiblemente miles", han sido detenidos en las calles así como en oficinas y en sus casas, algunos de los cuales han sido torturados. Pese a que el pasado 20 de enero el jefe de los servicios de seguridad anunció la liberación de todos los detenidos, solo 186 habrían sido liberados, según HRW, mientras que los arrestos han continuado.

    "Con cada semana que pasa la situación empeora", ha alertado Henry, que ha defendido que "ha llegado el momento de que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU refuerce su observación sobre la situación y envíe a investigadores al país".

    Según HRW, la falta de rendición de cuentas por antiguas violaciones de los Derechos Humanos ha fomentado los continuados abusos en Sudán. Así, la ONG ha recordado que el presidente Al Bashir es buscado por el Tribunal Penal Internacional (TPI) por genocidio, crímenes contra la Humanidad y crímenes de guerra en Darfur, en el oeste del país y sobre él pesan órdenes de arresto internacional.

    "Envalentonados por años de impunidad, los líderes de Sudán están cometiendo una vez más graves crímenes contra los civiles desde hace semanas, sin consecuencias", ha lamentado la responsable de HRW. "Omar Hasán al Bashir es un fugitivo internacional que debería responder de los cargos del TPI en su contra por crímenes en Darfur, incluido el de genocidio", ha defendido.

    Para leer más