4 de junio de 2020
1 de abril de 2020

HRW celebra la decisión de Sierra Leona de reabrir las escuelas para las madres adolescentes y embarazadas

HRW celebra la decisión de Sierra Leona de reabrir las escuelas para las madres adolescentes y embarazadas
Niñas van a la escuela en Sierra Leona. - PLAN INTERNACIONAL/MARK READ - ARCHIVO

MADRID, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

La ONG Human Rights Watch (HRW) ha aplaudido este miércoles la decisión del Gobierno de Sierra Leona de permitir a las jóvenes madres y embarazadas acudir a las escuelas como un "importante paso" para mejorar la educación de las mujeres en el país.

El presidente de Sierra Leona, Julius Maada Bio, y el ministro de Educación, David Moinina, anunciaron el lunes el fin "inmediato" de la prohibición dirigida a las jóvenes embarazadas y adolescentes madres de acudir al colegio, vigente desde 2010.

"Al finalizar la prohibición de 10 años contra las niñas embarazadas y las madres adolescentes que asisten a la escuela, el Gobierno de Sierra Leona finalmente está abordando una injusticia que data de largo", ha indicado la investigadora principal de derechos de los niños de HRW, Elin Martinez.

"Esta medida da a cada niña la oportunidad de alcanzar su máximo potencial y tener éxito en la obtención de su educación", ha agregado.

Sierra Leona era uno de los países africanos que prohibió explícitamente a las niñas que se quedaban embarazadas o que se convertían en madres acudir a las escuelas.

En diciembre de 2019, respecto a una demanda presentada por una coalición de grupos sierraleoneses e internacionales, el Tribunal de Justicia de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) dictaminó que la prohibición era discriminatoria y ordenó al Gobierno de Sierra Leona que la revocara.

El tribunal también determinó que las escuelas alternativas para estudiantes embarazadas, un programa gubernamental financiado en gran parte por donantes, también era discriminatorio.

Según ha recordado HRW, el embarazo adolescente es "endémico" en Sierra Leona. De hecho, el 36 por ciento de todos los embarazos del país se dan en adolescentes. Por otra parte, sólo el 38 por ciento de las niñas están matriculadas en escuelas secundarias.

A finales de 2018, la primera dama de Sierra Leona, Fátima Bio, inició la campaña nacional 'Manos fuera de nuestras chicas', que se centró en reducir los matrimonios infantiles y los embarazos adolescentes en el país, en parte para hacer frente al aumento de estos tras las violaciones generalizadas durante la crisis del ébola. Por su parte, el presidente, afirmó que Sierra Leona había "perdido mucho tiempo restringiendo el potencial de las mujeres y las niñas".

APLICACIÓN PLENA

Tras la decisión del Gobierno sierraleonés, el Ministerio de Educación Básica y Secundaria Superior dirigirá un proceso de colaboración y consulta para desarrollar una política integral que establezca la visión de "inclusión radical" y "seguridad integral" en la que "se aliente y apoye a todos los niños a realizar su derecho a la educación universal, sin discriminación", ha explicado HRW.

Así, a juicio de la ONG, el Gobierno de Sierra Leona debe adoptar una política de "continuación" que cumpla con los Derechos Humanos para garantizar que la decisión se aplique plenamente en todo el país, y que explique los derechos de las niñas para que el personal educativo tenga una orientación "clara".

Algunos países africanos ya cuentan con medidas políticas de este tipo, en las que se establece explícitamente que las estudiantes embarazadas pueden permanecer en el colegio todo el tiempo que deseen, sin que se prescriba una ausencia obligatoria después del parto.

Estas políticas también prevén adaptaciones especiales para las madres jóvenes en las escuelas, como tiempo para la lactancia materna, días libres cuando los bebés están enfermos o para asistir a centros sanitarios y acceso a guarderías o centros para la primera infancia cerca de las propias escuelas. Asimismo, las niñas y sus familias también deberían poder obtener servicios de asesoramiento en la escuela, ha remarcado HRW.

ABORDAR LAS CAUSAS

Por otra parte, el Gobierno de Sierra Leona también tiene que abordar las causas fundamentales de los embarazos precoces y no planificados de las adolescentes, ha subrayado el organismo.

En este sentido, HRW ha considerado que las autoridades deben proporcionar a los adolescentes acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva, e incluir una educación sexual integral en la escuela y en la comunidad, además de garantizar el acceso a una serie de métodos anticonceptivos y al aborto "seguro y legal".

En definitiva, "el Gobierno de Sierra Leona debería acompañar este anuncio con directivas claras para que los empleados escolares acepten, incluyan y apoyen a las estudiantes embarazadas y a las madres adolescentes en las escuelas", ha remachado Martinez.

"También debería difundir mensajes de inclusión a nivel nacional y trabajar con las comunidades para garantizar que las niñas, sus familias, los maestros y los líderes comunitarios sepan que todas las niñas tienen que estar en la escuela", ha concluido.

Para leer más