26 de agosto de 2019
  • Domingo, 25 de Agosto
  • 10 de septiembre de 2018

    HRW denuncia que millones de uigures se enfrentan al "adoctrinamiento político" en Xinjiang

    HRW denuncia que millones de uigures se enfrentan al "adoctrinamiento político" en Xinjiang
    REUTERS / THOMAS PETER - ARCHIVO

    MADRID, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

    La ONG Human Rights Watch (HRW) ha denunciado este lunes que millones de personas de la minoría musulmana de los uigures se enfrentan al "adoctrinamiento político", así como a violaciones sistemáticas de los Derechos Humanos, en la región de Xinjiang, en el noroeste de China.

    En el informe 'Erradicando virus ideológicos: La campaña de represión de China contra los musulmanes de Xinjiang', la organización presenta nuevos indicios de que el Gobierno chino ha llevado a cabo detenciones arbitrarias, tortura y malos tratos contra los uigures.

    En la región hay unas 13 millones de personas que pertenecen a esta minoría musulmana y que, según la ONG, "son castigadas de forma colectiva, ven sus movimientos y comunicaciones restringidas y son sometidas a una continua y sistemática vigilancia".

    "El Gobierno chino está incurriendo en abusos de los Derechos Humanos en Xinjiang a una escala que no se ha visto en décadas", ha manifestado la directora de HRW para China, Sophie Richardson. "La campaña de represión en Xinjiang pone a prueba la capacidad de Naciones Unidas y terceros países para imponer sanciones que permitan acabar con estos abusos", ha expresado.

    El documento se basa principalmente en las entrevistas realizadas a 58 antiguos residentes de Xinjian. Al menos 19 de ellos habían abandonado Xinjiang a lo largo del último año y medio.

    La campaña del Gobierno comenzó en 2014, según ha informado HRW, que ha asegurado que "el nivel de represión ha aumentado significativamente después de que el secretario del Partido Comunista Chen Quanguo fuera colocado al frente de la región a finales de 2016.

    Desde entonces han aumentado las detenciones arbitrarias. "Se estima que hay cerca de 1 millón de personas en campos donde los uigures son obligados a aprender mandarín y leyes que sólo se les aplican a ellos. Los que se resisten son castigados", indica el texto.

    HRW ha indicado que aquellos que se encuentran retenidos no son sometidos a juicio alguno ni tienen acceso a un abogado o a su familia. Según la organización, suelen ser detenidos por estar vinculados a países extranjeros y utilizar programas o aplicaciones extranjeras, como WhatsApp.

    "El dolor y angustia que sienten estas familias, que no saben que le ha sucedido a sus seres queridos contrasta con la versión oficial, que habla de uigures felices y agradecidos", ha afirmado Richardson. "Fracasar a la hora de presionar al Gobierno chino para que acabe inmediatamente con estos abusos solo servirá para alentar a Pekín", ha insistido.

    Para leer más