3 de junio de 2020
8 de abril de 2020

HRW pide a Birmania que retire los cargos penales contra tres artistas por un mural contra el coronavirus

HRW pide a Birmania que retire los cargos penales contra tres artistas por un mural contra el coronavirus
El artista callejero birmano Zayar Hnaung posa junto al moral denunciado por ofender a los sentiminetos religiosos. - FACEBOOK / KO ZAYAR HNAUNG

MADRID, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

La ONG Human Rights Watch (HRW) ha pedido este martes al Gobierno de Birmania que retire "de inmediato" todos los cargos penales que las autoridades del país asiático han impuesto a tres artistas callejeros por pintar un mural para concienciar acerca de los riesgos del Covid-19.

Los artistas Zayar Hnaung, Ja Sai y Naw Htun Aung fueron acusados el 3 de abril por un delito de blasfemia y ofensa a la religión, tras pintar un mural en el que representaban a la Parca portando el coronavirus.

Algunos monjes budistas alertaron a las autoridades acerca de la obra, pintada en una calle de la ciudad de Myitkyina, en el norte de Birmania, acusando a los jóvenes de haber hecho una representación "ofensiva" de esta orden religiosa.

"Las autoridades de Birmania cedieron a las demandas escandalosas de los ultranacionalistas budistas de enjuiciar a tres artistas callejeros por expresar sus opiniones", ha denunciado el subdirector de HRW para Asia, Phil Robertson.

"En un momento en el que el Gobierno de Birmania necesita hacer más para llamar la atención sobre la crisis del coronavirus, arrestar a aquellos que llaman la atención sobre el tema es aún más ridículo. Los cargos deben retirarse de inmediato", ha enfatizado Robertson.

La acusación fue presentada formalmente por el subdirector de la Oficina Religiosa del estado de Kachin en base al Artículo 295A del Código Penal birmano, que contempla con hasta dos años de prisión el castigo de aquellas personas e instituciones que, de manera "deliberada y maliciosa", ofenden los sentimientos religiosos.

HRW ha señalado, tal y como también hizo Naciones Unidas, que las leyes que castigan los "ultrajes a los sentimientos religiosos" son en ocasiones utilizadas de manera abusiva para cercenar el derecho a la libertad de expresión

"La prohibición de opinar acerca de los sentimientos religiosos, reforzada con sanciones penales, no es necesaria para proteger este interés, que es legítimo, ni es proporcional al supuesto interés que se dice estar protegiendo", ha defendido la ONG.

RESTRICCIONES AL ACCESO A LA INFORMACIÓN

HRW también ha pedido a las autoridades de Birmania que, en medio de la pandemia del Covid-19, deben facilitar el derecho de la población a acceder información veraz y que pueda servir de ayuda para combatir la pandemia, que hasta el momento ha causado la muerte de una persona y el contagio de otras 22 en este país del sureste asiático.

Sin embargo, ha matizado la ONG, "en las últimas semanas, el Gobierno de Birmania ha expandido su ofensiva contra la libertad de expresión procesando a periodistas, incluidos varios editores" y ordenando el cierre de varios portales web, acusados de estar emitiendo "informaciones falsas" acerca del Covid-19.

Robertson ha sostenido que el Gobierno de Birmania parece "desear la aparición del virus", pues no sólo ha restringido "aún más" los medios de comunicación, sino que también ha ordenado la detención de tres artistas callejeros que tan sólo estaban "concienciando de la enfermedad entre las poblaciones más vulnerables del norte del país".

Por último, HRW ha recordado que "la pobre infraestructura de atención médica de Birmania no está bien equipada para enfrentarse al Covid-19", a lo que se suma, ha añadido, las congestionadas condiciones penitenciarias y el alto número de desplazados internos, en relación a la comunidad rohingya, objetivo desde 2017, apunta la ONU, de una limpieza étnica llevada a cabo por las autoridades birmanas.

"El Gobierno de Birmania debe actuar de inmediato para proporcionar información de calidad sobre el Covid-19, cómo se propaga y alentar la participación de la comunidad para garantizar que la información esté ampliamente disponible y sea de fácil acceso en varios formatos, idiomas y ubicaciones", ha alegado la ONG.

Para leer más