1 de noviembre de 2020
12 de junio de 2020

HRW pide una investigación tras un vídeo que muestra a soldados de Níger arrollando a miembros de Boko Haram

HRW pide una investigación tras un vídeo que muestra a soldados de Níger arrollando a miembros de Boko Haram
El presidente de Níger, Mahamadou Issoufou - PRESIDENCIA DE NÍGER - ARCHIVO

La ONG advierte de que este tipo de actos pueden constituir crímenes de guerra

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

Human Rights Watch (HRW) ha pedido a las autoridades de Níger que investiguen los hechos denunciados en un vídeo ampliamente difundido en redes sociales en el país en el que se ve a soldados nigerinos disparando y arrollando con sus blindados a dos supuestos milicianos de Boko Haram aparentemente desarmados y heridos.

Según la ONG, el vídeo, que el Gobierno nigerino ha confirmado que es del país, se grabó durante una operación militar contra Boko Haram el pasado 11 de mayo al sur de Diffa, en el sureste del país, cerca de la frontera con Nigeria. El Gobierno informó de que había matado a 25 miembros de Boko Haram al sur de Diffa el 11 de mayo, después de que el 3 de mayo el grupo yihadista hubiera atacado a las tropas gubernamentales en la zona, matando a varios soldados.

"El gráfico vídeo muestra a soldados de Níger en vehículos blindados disparando y arrollando aparentemente a hombres desarmados y heridos", ha explicado Jonathan Pedneault, investigador de crisis y conflicto de HRW. "Este espantoso incidente que implica a camiones de 10 toneladas exige una investigación creíble e imparcial, con la adecuada rendición de cuentas por la actuación indebida", ha defendido.

Las imágenes, grabadas por un soldado en un vehículo, muestran tres blindados de fabricación estadounidense que pasan junto a un vehículo volcado en llamas y arrollan a un hombre en el suelo antes de perseguir y disparar a otro. Una vez el segundo hombre es alcanzado y cae al suelo, dos de los blindados le pasan por encima y se escucha a un soldado jalear antes de decir "para, ha caído, está muerto".

Una persona que investigó el incidente del 11 de mayo ha indicado a HRW que las autoridades en Diffa le dijeron que los hombres eran miembros de Boko Haram y justificaron lo sucedido porque ambos llevaban talismanes protectores que supuestamente les hacían inmunes a las balas.

Por otra parte, un alto cargo gubernamental conocedor de los hechos ha señalado que los fallecidos eran destacados miembros de Boko Haram que habían estado implicados en un ataque previo contra un teniente del Ejército al sur de Diffa y que los soldados que participan en las imágenes eran sus subordinados, que querían venganza.

"No deberían ser juzgados en base a ese incidente solo", ha defendido. "Lo hicieron para enviar un mensaje a Boko Haram: vosotros matáis a nuestro teniente, nosotros mataremos al vuestro", ha añadido el responsable gubernamental, que ya ha adelantado que "no se debería esperar que un tribunal militar condene a estos tipos por haber matado a miembros de Boko Haram".

EL GOBIERNO DICE QUE UNO LLEVABA UN CINTURÓN DE EXPLOSIVOS

En una carta de respuesta a HRW por estos hechos, el ministro de Exteriores nigerino, Kalla Ankourao, se ha referido solo a uno de los dos hombres y ha asegurado que tenía un cinturón de explosivos y que no levantó las manos para rendirse, lo que le convertiría en un objetivo militar legítimo. "El vehículo blindado usado en la maniobra no tenía otro objetivo que proteger a los soldados si la carga explosiva estallaba", reivindicó el ministro.

HRW ha destacado que en las imágenes no queda claro que el hombre lleve un cinturón con explosivos y ha recordado a Níger que, conforme al Artículo 3 común a las Convenciones de Ginebra y que sería aplicable al conflicto entre el Ejército y Boko Haram, matar a combatientes que han depuesto sus armas o están "fuera de combate" por sus heridas constituye un "crimen de guerra".

Así las cosas, HRW ha defendido que "el Gobierno de Níger debería anunciar inmediatamente la apertura de una investigación judicial sobre el incidente del 11 de mayo y hacer que los responsables de estas muertes ilegales rindan cuentas". Además, ha añadido, se deberían dar "instrucciones claras a las fuerzas para evitar que este tipo de violaciones se repitan" puesto que "ya habrían ocurrido en otras partes del país en los últimos meses".

La denuncia de HRW viene a sumarse a otras realizadas por esta organización y por Amnistía Internacional de abusos contra los Derechos Humanos por parte de las fuerzas de seguridad de Níger, Burkina Faso y Malí en su lucha contra los grupos yihadistas que operan en su territorio.

"Todos los gobiernos que ofrecen ayuda militar a Níger y otros gobiernos en el Sahel deberían usar su influencia para presionar a sus fuerzas a que respeten los Derechos Humanos y las leyes de la guerra, y hacer que los responsables de los abusos rindan cuentas", ha reclamado Pedneault.

"La impunidad por los crímenes de guerra y otros abusos cometidos por las fuerzas armadas solo llevan a una mayor falta de respeto de las leyes de la guerra por parte de los soldados y podrían reforzar las quejas de la población local contra el Estado y alentar el reclutamiento por parte de los grupos armados", ha advertido el investigador de HRW.

Para leer más