24 de febrero de 2020
18 de noviembre de 2019

HRW reclama a Uganda que retire los cargos contra decenas de detenidos por su presunta orientación sexual

HRW reclama a Uganda que retire los cargos contra decenas de detenidos por su presunta orientación sexual
El presidente de Uganda, Yoweri Museveni - REUTERS / TIKSA NEGERI - ARCHIVO

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha reclamado este lunes a las autoridades de Uganda que retiren los cargos contra decenas de personas detenidas durante el último mes en la capital, Kampala, por su presunta orientación sexual.

El 21 de octubre fueron arrestados 16 activistas de Let's Walk Uganda, una organización que trabaja para el empoderamiento económico de los jóvenes LGBT.

Eric Ndawula, coordinador de programas de la organización y uno de los arrestados, ha relatado que los activistas telefonearon a la Policía para que les ayudara después de que un grupo de personas rodearan sus oficinas gritando insultos homófobos y amenazan con entrar en las instalaciones.

Tras dispersar a la turba, la Policía interrogó a 16 personas, utilizó igualmente insultos homófobos contra ellos y les arrestó. Un día después realizaron un registro e incautaron condones, lubricantes y retrovirales, además de imputar a los activistas de "conocimiento carnal contra el orden de la naturaleza".

Nwadula denunció además que los agentes realizaron exámenes anales a 16 detenidos, que fueron liberados bajo fianza el día después. Los cargos no han sido retirados.

Posteriormente, la Policía llevó a cabo una redada en un bar de ambiente en Kampala y detuvo a 127 personas. A los detenidos se les comunicó que era una redada contra el tabaco, si bien uno de los arrestados relató que las detenciones fueron indiscriminadas.

Asimismo, una mujer detenida logró hablar con su hermano, un oficial de la Policía, que le comunicó que la redada fue llevada a cabo contra homosexuales. Otra arrestada, Joan Amek, directora de Rella Women's Foundation, ha señalado que los agentes hicieron comentarios homófobos durante la operación y en comisaría.

Un tribunal de Uganda presentó la semana pasada cargos contra 67 de los 127 detenidos por "desorden público", por lo que estas personas podrían enfrentarse a penas de hasta un año de cárcel si son declarados culpables.

"Ya sea arrestando a víctimas amenazadas por una turba o a personas de fiesta en un bar con cargos inventados sobre drogas, la Policía de Uganda está alcanzando nuevos niveles en su persecución de la gente por ser LGBT", ha dicho Neela Ghoshal, investigadora sobre derechos de la comunidad LGBT en la ONG.

"La Policía ugandesa debería estar protegiendo a la gente, no violando sus derechos por su presunta sexualidad o identidad de género", ha agregado.

NUMEROSOS INCIDENTES VIOLENTOS

Estas redadas tienen en lugar tras meses de incidentes violentos contra ugandeses LGBT, incluido el linchamiento de una joven transgénero el 1 de agosto en los alrededores de la capital. El 5 de octubre murió otro activista de la comunidad homosexual, un día después de ser agredido en Jinja.

Además, un doctor de la capital hace frente a cargos por supuestamente agredir a una paciente debido a que creía que era lesbiana, mientras que el 20 de octubre fue agredido un refugiado ruandés debido a su orientación sexual.

HRW ha recordado que todos estos sucesos tienen lugar en el marco de un discurso homófobo por parte de altos cargos del Gobierno. El ministro de Ética e Integridad, Simon Lokodo, afirmó en octubre que el Parlamento sopesa presentar un proyecto de ley que criminalice la llamada "promoción y reclutamiento" por parte de homosexuales, que incluiría la pena de muerte para relaciones sexuales consensuadas "graves".

Asimismo, el ministro de Seguridad ugandés, Elly Tumwine, llegó a afirmar durante una entrevista televisada que los miembros de la comunidad LGBT estaban vinculados con un supuesto grupo terroristas.

Por su parte, la Presidencia tuvo que salir al paso de las palabras de Lokodo y recalcó que no planea "reintroducir el proyecto contra la homosexualidad en el Parlamento". La ministra de Sanidad, Aceng Jane Ruth, ha condenado en varias ocasiones la violencia homófoba.

Pese a ello, los activistas dudan sobre las garantías del Gobierno acerca de su seguridad. "¿De qué sirven esas palabras cuando las fuerzas de seguridad violan flagrantemente nuestros Derechos Humanos con impunidad?", se pregunta Frank Mugisha, director ejecutivo de Sexual Minorities Uganda.

Por todo ello, HRW ha solicitado al Ministerio de Sanidad y la Policía que prohíban los exámenes anales forzosos y su uso como "pruebas" en los casos abiertos contra homosexuales, al tiempo que han recordado que no tienen valor científico y violan numerosas convenciones internacionales.

"Los ugandeses LGBT se levantan cada día haciendo frente al riesgo del acoso policial, el arresto arbitrario y el abuso. Uganda debe descriminalizar la conducta homosexual consensuada y dejar de usar delitos insignificantes para acosar legalmente a personas que intentan vivir sus vidas en paz", ha remachado Ghoshal.

Para leer más