20 de noviembre de 2019
25 de septiembre de 2019

Una huelga de jueces aplaza un vista prevista para la posible liberación de un candidato presidencial en Túnez

Una huelga de jueces aplaza un vista prevista para la posible liberación de un candidato presidencial en Túnez
02 August 2019, Tunisia, Tunis: Tunisian media magnate and presidential hopeful Nabil Karoui submits his candidacy at the Tunisia Electoral Commission ahead of the 2019 Tunisian presidential election, scheduled to take place on 15 September 2019. The elecKHALED NASRAOUI/DPA - ARCHIVO

MADRID, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

La vista judicial prevista en torno a la posible liberación bajo fianza del magnate Nabil Karoui, uno de los dos candidatos que han accedido a la segunda ronda de las presidenciales en Túnez, no se ha celebrado debido a una huelga de jueces.

Fuentes judiciales han señalado que la huelga convocada la semana pasada por trabajadores del sector ha provocado el caso quede en suspenso, sin que se haya fijado otra fecha, según ha informado la agencia estatal tunecina de noticias, TAP.

Karoui, detenido el mes pasado por supuesto blanqueo de dinero, se enfrentará en la segunda vuelta al independiente Kais Saied, quien se impuso en la primera ronda con el 18,4 por ciento de los votos. El magnate y líder del partido Corazón de Túnez obtuvo el 15,58 por ciento de las papeletas.

Los tunecinos acudieron a las urnas este domingo para elegir al sucesor de Beyi Caib Essebsi, fallecido en julio, en unos comicios que se consideran cruciales para la consolidación de la transición democrática en el país que vio nacer la 'Primavera Árabe' y en el que la inestabilidad social y el declive económico están haciendo mella.

La muerte de Essebsi, justo el Día de la Independencia, el 25 de julio, obligó a un adelanto electoral de los comicios que estaban previstos para noviembre, alterando el calendario electoral y pillando a contrapié a los partidos, que tenían su vista puesta primero en las elecciones parlamentarias de octubre.

Unos 7,2 millones de tunecinos están registrados para votar en esta ocasión, pero desde que se produjo la caída del régimen de Ben Alí en enero de 2011, la participación electoral ha ido en declive en medio de la desconfianza de los ciudadanos en el sistema político.

Túnez es considerada como la única historia de éxito democrático tras la ola de levantamientos de la 'Primavera Árabe', de ahí que estas elecciones sean vistas como una prueba de la capacidad de los candidatos para convencer a los tunecinos de que acudan a las urnas en lugar de salir a las calles a manifestarse.

Para leer más