4 de junio de 2020
2 de abril de 2020

Hungría se suma a la quincena de países de la UE que reclaman que las medidas por el coronavirus no dañen la democracia

Hungría se suma a la quincena de países de la UE que reclaman que las medidas por el coronavirus no dañen la democracia
El primer ministro de Hungría, Viktor Orban. - ATTILA VOLGYI - ARCHIVO

MADRID, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Hungría han indicado este jueves que se suman a la quincena de países de la Unión Europea, entre ellos España, que reclaman que las medidas excepcionales contra la epidemia de coronavirus no vulneren el Estado de Derecho ni dañen la democracia.

En un breve comunicado del Ministerio de Justicia húngaro, el Gobierno ha expresado su "preocupación" sobre el "peligro de que se produzcan violaciones del Estado de Derecho, la democracia y los derechos fundamentales debido a la adopción de ciertas medidas de emergencia".

Si bien ha defendido que los gobiernos de los estados miembro adopten medidas extraordinarias dada la actual coyuntura sanitaria para "proteger a sus ciudadanos y sobrepasar la crisis", las autoridades húngaras han especificado que estas medidas deben "limitarse a lo estrictamente necesario".

"Deben ser proporcionadas y temporales por naturaleza, además de estar sujetas a un escrutinio y respetar los principios y obligaciones del Derecho Internacional", indica el texto, que insiste en que las medidas en cuestión "No deben restringir la libertad de expresión o de prensa".

El Ministerio de Justicia húngaro ha instado así a "superar la crisis de forma conjunta, manteniendo siempre los principios europeos y sus valores" y ha destacado que el Gobierno "apoya la iniciativa de la Comisión Europea de supervisar las medidas de emergencias tomadas por los países de la UE para garantizar que cumplen con los valores del bloque".

Con esta postura Hungría pretende sumarse a los gobiernos de Alemania, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, los Países Bajos, España, Portugal, Suecia, Estonia, Letonia y Lituania, que han respaldado la iniciativa de la Comisión Europea para monitorizar las medidas de emergencia y su aplicación para garantizar el cumplimiento de los valores fundamentales de la Unión.

Aunque ni estos gobiernos ni la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, han mencionado directamente Hungría ni a su primer ministro, Viktor Orban, a la hora de expresar su preocupación por la imposición de estas medidas extraordinarias por el Covid-19, la declaración a la que ahora se suma irónicamente Budapest, constituía una crítica velada a la última reforma de Orban, que puede gobernar por decreto por un periodo de tiempo indefinido sin ningún tipo de control.

No obstante, ahora es Hungría también la que ha invitado al Consejo de Asuntos Generales de la UE a abordar la imposición de este tipo de medidas "cuando sea apropiado".

El Parlamento húngaro adoptó esta misma semana el plan de emergencia para hacer frente a la pandemia del coronavirus que incluye medidas controvertidas y otorga a Orban casi plenos poderes.

Desde el lunes, el Ejecutivo húngaro puede restringir la libertad de expresión, con penas de hasta cinco años de cárcel para quienes difundan información falsa y podrá mantener de forma indefinida el estado de emergencia a pesar de que debería estar limitado en el tiempo.

LOS 'POPULARES' PIDEN LA EXPULSIÓN DEL PARTIDO DE ORBAN DEL PEE

Un día después de que el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, abordara brevemente la última reforma húngara y destacara la importancia de salir de la crisis provocada por la pandemia de coronavirus con las "democracias intactas", los populares de 13 países, entre ellos Bélgica, Luxemburgo, Finlandia y Grecia, han pedido la salida del partido Fidesz de Orban del Partido Popular Europeo.

En una carta enviada al presidente del Partido Popular Europeo, el ex primer ministro polaco y expresidente del Consejo europeo, Donald Tusk, han expresado que temen que "el primer ministro Orban use sus nuevos poderes para ampliar aún más el control del Gobierno sobre la sociedad civil".

El asunto, en cualquier caso, solo podrá ser discutido en el seno de la Asamblea Política del partido europeo "que se reunirá cuando concluya el confinamiento", han explicado a Europa Press fuentes conservadoras.

Para leer más