17 de octubre de 2019
28 de octubre de 2014

Un desertor norcoreano denuncia que el régimen ha secuestrado a su padre

El hombre aparece en un vídeo en el que las autoridades acusan al huido de ser un violador

SEÚL, 28 Oct. (Reuters/EP) -

Shin Dong Hiuk, un desertor norcoreano que ha denunciado públicamente las torturas y abusos de los Derechos Humanos cometidos por el régimen de Pyongyang en las prisiones del país, ha asegurado que las autoridades norcoreanas han secuestrado a su padre para intentar desacreditarle y silenciarle.

Corea del Norte ha llevado a cabo una campaña diplomática para responder a las acusaciones lanzadas por una comisión de investigación de Naciones Unidas que denunció hace meses los abusos cometidos por el régimen neoestalinista y aseguró que sus acciones pueden ser consideradas como crímenes contra la humanidad.

Las autoridades de Pyongyang mantienen que estas acusaciones sobre abusos de los Derechos Humanos se basan en invenciones y en "rumores falsos" lanzados por "fuerzas hostiles" que buscan perjudicar al régimen que lidera Kim Jong Un.

Shin Dong Hyuk es uno de los desertores norcoreanos más conocidos por sus relatos sobre las torturas infligidas en el país asiático y su huida de una cárcel para presos políticos. Shin ha denunciado que el régimen norcoreano ha secuestrado a su padre y ha hecho un vídeo propagandístico en el que se le acusa de ser un delincuente activo que se inventa denuncias sobre abusos de Derechos Humanos.

KIM "TIENE A MI PADRE SECUESTRADO"

"El dictador tiene a mi padre secuestrado", ha afirmado Shin, en un mensaje publicado en su página de la red social Facebook, en referencia al líder norcoreano, Kim Jong Un. El desertor ha mostrado imágenes en las que se ve a un hombre mayor mientras le entrevistan.

El hombre que aparece en ese vídeo, que ha podido ver Reuters, aparece en un modesto salón de una vivienda norcoreana y pide a Shin que "recupere el sentido y vuelva a aceptar al partido", en referencia al Partido de los Trabajadores, la única formación política que es legal en Corea del Norte y que encabeza Kim Jong Un.

En declaraciones a Reuters desde Corea del Sur, donde reside en la actualidad, Shin ha dicho que no está seguro de dónde se ha grabado el ídeo y si su padre ha sido trasladado a un campo penitenciario para grabar las imágenes.

"Pensaba que mi padre había muerto pero es mi padre de verdad", ha contado. "Nunca pensé que estaría agradecido a Corea del Norte por mostrarme que está vivo", ha añadido. "Creo que es probablemente porque todo va a llegar a Naciones Unidas. Puede que el mensaje sea que si me niego a callarme, le matarán", ha considerado.

Titulado 'Verdad y mentiras' y difundido en la página web china Uriminzokkiri, que suele publicar propaganda norcoreana, el vídeo está dirigido a los norcoreanos que viven en el extranjero. Las imágenes muestras personas que aseguran que conocían a Shin antes de que abandonara el país y que le llamaban 'Shin con pistola'.

Los entrevistados en el vídeo propagandístico dicen que Shin se mostraba vago y poco fiable en la mina y que se fue del país para evitar ser castigado porque violó a una niña de trece años y ahora se dedica a difundir "información falsa y absurda" sobre la situación de los Derechos Humanos en Corea del Norte.

Shin ha subrayado que la acusación de la violación se basa en una invención y que ya la había escuchado antes. Ni el narrador del vídeo ni los entrevistados hacen mención alguna a la red de campos penitenciarios en los que los son recluidos los presos políticos y obligados a realizar trabajos forzados y que han sido denunciados por desertores como Shin.

Según los grupos de defensa de los Derechos Humanos, hay entre 150.000 y 200.000 personas recluidas en campos penitenciarios en Corea del Norte. Varios desertores norcoreanos han denunciado que muchos presos están manutridos y que algunos trabajan hasta morir de extenuación.

Shin dice que logró sobrevivir a las torturas y el hambre en un campo penitenciario pero que tiene desde entonces su brazos desfigurados y secuelas permanentes en la espalda. Este desertor ha declarado como testigo ante la comisión de investigación de Naciones Unidas sobre las violaciones de Derechos Humanos cometidas en Corea del Norte. Su testimonio es uno de los principales para sustentar que el caso sea investigado por el Tribunal Penal Internacional.