23 de octubre de 2019
23 de septiembre de 2019

La inclusión de la FANB en el diálogo entre Gobierno y oposición, clave para el futuro de Venezuela

International Crisis Group defiende que por su peso en la economía se debe contar con ella para trazar la transición

La inclusión de la FANB en el diálogo entre Gobierno y oposición, clave para el futuro de Venezuela
Nicolás Maduro acompañado por Vladimir Padrino y soldados en una marchaJHONN ZERPA/PRENSA MIRAFLORES/DP / DPA - ARCHIVO

MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

Con unas Fuerzas Armadas dotadas de hasta 150.000 efectivos y con amplios sectores de la economía copados por empresas en manos de altos mandos militares, el futuro de Venezuela no puede decidirse sin escuchar la voz de los uniformados. Tanto el presidente, Nicolás Maduro, como el autoproclamado presidente encargado, Juan Guaidó, parecen ser conscientes de ello pero aún así los militares han estado al margen de todos los intentos de diálogo. Al menos hasta ahora.

En un momento en que el diálogo entablado entre Gobierno y oposición con la mediación de Noruega ha quedado descartado y que Maduro ha apostado por entablar una mesa de diálogo con cuatro partidos opositores minoritarios, International Crisis Group (IGC) pone el foco en el importante papel que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) está llamada a jugar.

Desde que el 23 de enero Guaidó se autoproclamó presidente, ha intentado sin éxito atraer el apoyo del estamento militar con un fallido levantamiento militar incluido el pasado 30 de abril. Por su parte, desde que en 2013 tomara las riendas del país, Maduro ha seguido aumentando de forma gradual los privilegios que ya había venido otorgando Hugo Chávez a los rangos superiores.

El país contaría con más de 2.000 generales y almirantes activos y retirados, una cifra que contrasta con los menos de 1.000 que tiene Estados Unidos pese a sumar más de un millón de efectivos, resalta el 'think-tank', que incide en que Chávez y Maduro "han priorizado repetidamente la lealtad sobre la aptitud a la hora de determinar estos ascensos".

Como resultado de ello, subraya el ICG en su informe 'El enigma militar de Venezuela', "los altos mandos ahora controlan sectores enteros de la economía, ocupan importantes cargos políticos y administrativos y supervisan la seguridad interior del país".

Así, siete de los 20 gobernadores chavistas de los estados venezolanos proceden de las Fuerzas Armadas y entre el 20 y el 30 por ciento de los ministros del Gobierno tienen un pasado uniformado, incluido el ministro de Defensa, Vladimir Padrino.

Por otra parte, según resalta el informe, entre 2013 y 2017, en Venezuela se establecieron catorce empresas militares en 20 sectores económicos entre los que figuraban la agricultura, la minería, el petróleo, la banca, el turismo o los medios de comunicación.

Sin embargo, no todos en las filas de la FANB están contentos con el Gobierno, si bien los llamamientos de Guaidó a romper con Maduro y sus promesas de amnistía tampoco parecen haber sumado muchos adeptos. Así, hasta ahora solo unos 1.400 oficiales han desertado a Colombia o Brasil desde principios de 2019, en su mayoría tras el intento de la oposición de hacer llegar ayuda humanitaria el 23 de febrero o un pequeño grupo a raíz del fallido levantamiento de abril.

ENTRE LOS SOLDADOS PEOR PAGADOS DEL MUNDO

No obstante, resalta el ICG, los soldados venezolanos figuran entre los peores pagados del mundo. Un general cobra de media 10 dólares al mes mientras que en el caso de los soldados de bajo rango el salario está por encima de los 2 dólares lo cual supone "un caldo de cultivo para la corrupción y el enriquecimiento ilícito".

Según ha contado al 'think-tank' un oficial de bajo rango que renunció recientemente, los militares de rango medio "luchan con uñas y dientes" para obtener puestos administrativos que ofrecen acceso a recursos mientras que los puestos relacionados con el mando y el entrenamiento de tropas suscitan mucho menos interés.

Por otra parte, dentro de las FANB hay un control "draconiano" de las supuestas actividades subversivas, lo que tiene como resultado que al menos 100 soldados estén presos por motivos políticos, resalta ICG, que recuerda la muerte el pasado mes de junio tras ser víctima de torturas del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo.

Pero, a pesar de su importancia en el país, los militares han estado ausentes hasta la fecha del diálogo con vistas a resolver la grave crisis política, económica y humanitaria en que vive sumida Venezuela, lo cual constituye una "potencial debilidad", alerta el 'think-tank', que subraya que "tampoco parece hacer ninguna discusión acerca del papel de los militares en una posible transición, pese a que la aprobación militar sería fundamental para llevarla a cabo con éxito y para la estabilización económica".

LAS FUERZAS ARMADAS TIENEN QUE TENER VOZ EN LA TRANSICIÓN

En este sentido, advierte de que no se puede "dar por hecho que las Fuerzas Armadas apoyarán cualquier eventual acuerdo" entre Gobierno y oposición y anima a su inclusión en un eventual diálogo. "La mejor oportunidad que tiene Venezuela de lograr la paz después de Maduro es garantizar que las Fuerzas Armadas participen y tengan voz en la configuración de la transición lo antes posible", sostiene el grupo de expertos.

Su participación, subraya, permitiría abordar de forma directa "el papel de las Fuerzas Armadas durante y después de una transición" con lo que Gobierno y oposición podrían "aumentar las probabilidades de que todas las partes respeten un acuerdo y ninguna facción militar intente entorpecerlo".

"Tener en cuenta las verdaderas relaciones de poder en el país es un requisito previo esencial para el éxito de las negociaciones de paz. Ignorarlas es correr el riesgo de que haya repetidas demostraciones armadas por parte de soldados insatisfechos y profundamente politizados", advierte el International Crisis Group.

Contador

Lo más leído en Internacional