17 de enero de 2021
24 de febrero de 2007

India.- Quince policías de la India mueren en un ataque de milicianos en el estado nororiental de Manipur

GAUHATI (INDIA), 24 Feb. (EP/AP) -

Quince agentes de la Policía de India murieron hoy en un ataque de milicianos en el remoto estado nororiental de Manipur, según informaron fuentes oficiales.

Sesenta oficiales de la policías armados, quienes habían estado supervisando las elecciones del distrito de Bishenpur y viajaban en un convoy formado por seis vehículos que regresaba a la sede de la policía en esa ciudad, fallecieron cuando los rebeldes comenzaron a disparar con ellos con armas automáticas, según afirmó el jefe de la policía local, Jayanta Singh.

El policía detalló que se los cuerpos policiales respondieron al ataque y así se desató una batalla con fuego cruzado. Singh añadió que los rebeldes huyeron después por un bosque denso, cercano al lugar.

Catorce policías murieron en el ataque y otro más falleció en el hospital por las fuertes heridas de bala; además ocho efectivos más se encuentran en estado grave.

"La muerte podría ganarse a otros siete que se encuentran en estado crítico", dijo Singh.

Este es el peor incidente de violencia desde que comenzaron las elecciones el pasado 8 de febrero. Las votaciones están siendo escalonadas en la región, precisamente para ayudar a los cuerpos de seguridad a prevenir y actuar contra los ataques de los rebeldes. Singh culpó a los rebeldes del ataque, aunque no dio el nombre específico de este grupo.

El Consejo Nacional Socialista de Nagaland y el Frente Popular de Liberación cuentan con varios grupos rebeldes que llevan luchado durante décadas para lograr un estados independientes en Manipur y el Estado vecino de Nagaland.

Los militantes dicen que el Gobierno central de Nueva Delhi, que se encuentra a unos 1.600 kilómetros al oeste, explota los recursos naturales del noreste mientras que hace muy poco por el pueblo indígena, muchos de los cuales son más cercanos a etnias de Birmania y China que a las del resto de India.

La región nororiental tiene una escasa red de infraestructuras, el índice de paro es elevado y el desencanto generalizado con el Gobierno nacional ha posibilitado la consolidación de decenas de grupos y milicias.