4 de marzo de 2021
6 de julio de 2014

Un informe pericial denuncia un "estado de deterioro sin precedentes" de la red ferroviaria francesa

PARÍS, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

El informe encargado por el tribunal que investiga el accidente de tren Brétigny-Sur-Orge, a las afueras de París, en el que murieron siete personas hace un año, denuncia un "estado de deterioro sin precedentes" de la red ferroviaria francesa.

"Los exámenes metalúrgicos realizados permiten demostrar no se trata de un acto malicioso y que el proceso que derivó en la desintegración completa del ensamblaje se produjo a lo largo de varios meses en la vía implicada y más de 200 anomalías de distinta gravedad", según el informe de expertos ferroviarios en metalurgia que será publicado este lunes por la Fiscalía y cuyo contenido anticipa el diario francés 'Le Figaro'.

El informe asegura que "estas anomalías eran conocidas por la SNCF(Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses) o sus agentes sin que se subsanaran adecuadamente" y atribuye el accidente a la mala calidad del mantenimiento.

El tren, que cubría un trayecto entre París y Limoges, circulaba a 137 kilómetros por hora cuando descarriló a su paso por la estación de Brétigny-sur-Orge. El límite de velocidad estaba establecido en 150 km/h, según el informe, que recomienda reducir a 100 km/h la velocidad máxima en tramos como este debido al estado de la red.

Además, el informe apunta a que los medios de mantenimiento son "inadecuados e insuficientes" y denuncia que la SNCF revisa los empalmes de las vías cada tres años porque los considera un mero "elemento de confort". Por ello recomienda revisiones anuales y una mayor especialización de los inspectores, en referencia a la inexperiencia del trabajador que revisó el tramo solo ocho días antes del accidente.