1 de diciembre de 2020
26 de octubre de 2020

Inicia sus trabajos el panel judicial que investiga los casos de violencia policial en Lagos, en Nigeria

Inicia sus trabajos el panel judicial que investiga los casos de violencia policial en Lagos, en Nigeria
Protesta contra una unidad de la Policía de Nigeria acusada de abusos y asesinatos - KIRSTY O'CONNOR/PA WIRE/DPA

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

El panel judicial que investiga los casos de violencia policial en la ciudad nigeriana de Lagos, incluida la muerte de manifestantes a manos de las fuerzas de seguridad durante una protesta en el área de Lekki, ha iniciado este lunes sus trabajos, un día después de recibir el apoyo público del presidente del país, Muhammadu Buhari.

El comisario de Información y Estrategia del estado de Lagos, Gbenga Omotoso, ha detallado en declaraciones a la cadena de televisión británica BBC que los miembros del panel se han trasladado a Lekki poco después de la apertura de los trabajos, que incluirán la revisión de las grabaciones de las cámaras de seguridad en la zona.

Buhari resaltó a última hora del domingo que las investigaciones tienen "su apoyo total". "Confío en que todos los paneles estatales ayudarán a lograr que se hace justicia en nombre de los manifestantes pacíficos y miembros de las fuerzas de seguridad que tristemente perdieron sus vidas", agregó a través de su cuenta en la red social Twitter.

Por su parte, el portavoz de la Presidencia, Garba Shehu, justificó que Buhari no se haya pronunciado aún sobre lo sucedido en Lekki y afirmó que "ha evitado entrar en un debate sobre los incidentes hasta que todos los hechos hayan sido establecidos". Asimismo, ha recordado que el presidente ha pedido a la población "que mantenga la paz y la hermandad".

"El presidente resalta que la paz, la hermandad y la armonía intercomunitaria son centrales en nuestros valores y pide a los nigerianos 'que no se vuelvan unos contra otros con odio'", destacó Shehu a través de una serie de mensajes en Twitter, en los que sostuvo además que Buhari ha descrito como "importante" que las fuerzas de seguridad "restauren la calma y la normalidad lo más rápidamente posible".

"Las acciones criminales que hemos presenciado pueden debilitar y socavar la confianza de nuestro pueblo y la de las empresas extranjeras que invierten en nuestra economía", arguyó, al tiempo que incidió en que "los saqueos y el vandalismo dañarán el comercio y el crecimiento de las inversiones en el país".

Por ello, reiteró que "la violencia debe terminar" y recordó que Buhari "ha condenado los mensajes de odio y órdenes de expulsión contra grupos étnicos y religiosos y ha pedido a los nigerianos que se enorgullezcan de que nuestro pueblo diverso ha vivido durante generaciones en armonía".

LAS PROTESTAS

La Presidencia de Nigeria cifró el viernes en cerca de 70 los muertos en el marco de las protestas que se suceden desde principios de octubre en el país contra la brutalidad policial, si bien no detalló si esta cifra incluye a los muertos el 20 de octubre en Lagos a manos de las fuerzas de seguridad. Amnistía Internacional habló de al menos doce muertos.

Las movilizaciones arrancaron para protestar contra los abusos del controvertido Escuadrón Especial contra el Robo (SARS), ya disuelto por Buhari, si bien han continuado debido a que los manifestantes exigen una reforma profunda en el seno de las fuerzas de seguridad para impedir que los mismos se repitan.

Buhari defendió la semana pasada en un discurso a la nación que disolvió rápidamente el SARS y prometió más reformas. "Por desgracia, la rapidez con la que actuamos parece haber sido interpretada como un signo de debilidad y manipulada por algunos para sus intereses egoístas y antipatrióticos", lamentó.

"A los que buscan socavar la seguridad nacional y la situación de ley y orden. Bajo ninguna circunstancia eso será tolerado", advirtió, antes de resaltar que las demandas de los manifestantes "han sido escuchadas alto y claro" y que las autoridades "están respondiendo".

De esta forma, Buhari se dirigió directamente a los que "han secuestrado y desviado la protesta inicial, genuina y bien intencionada (...) contra los excesos de algunos miembros del ahora disuelto SARS". "Se han perdido vidas, se han denunciado actos de violencia sexual, han sido atacadas dos cárceles y se ha liberado a presos, y propiedades públicas y privadas han sido completamente destruidas", lamentó.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, pidió el miércoles "máxima contención" a las fuerzas de seguridad y solicitó a las autoridades "que investiguen estos incidentes y hagan rendir cuentas a los responsables".

Por su parte, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, recordó que "Nigeria estaba ya en un punto de ebullición" antes de los incidentes "por las revelaciones sobre años de violencia incontrolada, incluidos supuestos asesinatos, violaciones, extorsiones y otras violaciones" por parte de miembros del SARS.

En esta línea, apostó por "reexaminar la totalidad del sector de seguridad y su supervisión civil" tras "muchos años de denuncias sobre violaciones que no han sido abordadas de forma adecuada". "Esto debe incluir una revisión total de las normas de actuación y los sistemas y métodos de entrenamiento", zanjó.

Para leer más