16 de septiembre de 2019
  • Domingo, 15 de Septiembre
  • 6 de junio de 2018

    La Iniciativa Spotlight: eliminar la violencia y las prácticas contra las mujeres y las niñas

    La Iniciativa Spotlight: eliminar la violencia y las prácticas contra las mujeres y las niñas
    REUTERS / BAZ RATNER

    BRUSELAS, 6 Jun. (Por Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora de ONU Mujeres; Natalia Kanem, directora del Fondo de Población de Naciones Unidas; y Achim Steiner, administrador del Programa de la ONU para el Desarrollo) -

    Las cifras son impactantes: al menos una de cada tres mujeres del planeta ha sufrido violencia física o sexual, normalmente a manos de un miembro de la familia o una pareja. Más de 700 millones de mujeres se casaron siendo niñas. Hasta 250 millones de mujeres y niñas han sufrido mutilación genital femenina.

    Aunque la violencia contra las mujeres y las niñas es ampliamente reconocida como una pandemia global, la respuesta ha oscilado de lo indiferente a lo esporádico, a lo inadecuado, con una débil aplicación de las leyes, la impunidad continua de los autores y recursos limitados para atajar el problema.

    Pero hace menos de un año, surgió algo específico: la Iniciativa Spotlight, una alianza sin precedentes y plurianual entre la UE y la ONU, con 500 millones de euros financiados desde la UE. Global en su ámbito de actuación, clara en su enfoque, cambia al forma en que trabajamos en el sistema de la ONU y en los países y regiones.

    Reconocemos que la violencia contra las mujeres y las niñas es un fenómeno complejo fuertemente insertado en unas relaciones desiguales entre hombres y mujeres, y normas, prácticas y comportamientos sociales reiterados que discriminan a las mujeres en el hogar, en el trabajo y en la sociedad en su conjunto.

    Varios factores pueden aumentar aún más el riesgo de que las mujeres y las niñas sufran violencia, como pueden ser la etnia, la religión, la edad, los ingresos, el estatus migratorio, la discapacidad y la orientación sexual. Entre las más vulnerables se encuentran a menudo quienes ya viven amenazadas de otra forma, a través de la pobreza o de la falta de acceso a la salud o a la educación.

    Son a las que la sociedad ha dejado fuera. Son, también, quienes no dejaremos que se queden atrás con Spotlight, siguiendo los dogmas centrales de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

    UN CAMBIO DE PARADIGMA

    Hasta ahora, las inversiones en prevención y servicios esenciales para las supervivientes de la violencia y sus familias han sido insuficientes o dispares entre los países o incluso dentro de un mismo país. Sabemos que las soluciones dependen de que trabajemos a múltiples niveles y poniendo a jugadores muy diferentes sobre la mesa. Necesitamos tener las conversaciones incómodas que atajen las causas de esta violencia y amplíen los derechos y oportunidades de quienes previamente han estado excluidas.

    Desde su lanzamiento, la Iniciativa Spotlight ha trabajado estrechamente en países de Asia (el programa Seguro y Justo para trabajadoras migrantes), África (con un énfasis en la violencia sexual y de género y en las prácticas perjudiciales), y en América Latina (centrándose en el feminicidio), con planes de ampliar las actividades al Pacífico y al Caribe en los próximos meses.

    La fase de planificación ya ha sido inspiradora: autoridades gubernamentales de distintos departamentos han roto barreras con socios internacionales de distintas agencias de la ONU y la UE, la sociedad civil y activistas que han sido excluidos históricamente de la toma de decisiones y del diseño de proyectos.

    PROYECTOS CONCRETOS

    El programa de cada país está liderado por el coordinador regional de la ONU, en línea con las últimas iniciativas de reforma de la ONU para hacer la iniciativa más colaborativa, transparente y efectiva.

    En Malaui, gracias a Spotlight, apoyamos el diálogo sobre normas sociales discriminatorias, por ejemplo, mediante enfoques locales, con la implicación de líderes tradicionales y educadores para enseñar a sus comunidades cómo construir relaciones no violentas, respetuosas e igualitarias desde la primera infancia.

    En México, formamos a los trabajadores médicos para que identifiquen las primeras señales de abuso e impidan la violencia contra las mujeres mediante campañas escolares para llamar la atención sobre los estereotipos de género y las ideas negativas sobre la masculinidad.

    En Níger, contactamos con hombres y mujeres y reforzamos la capacidad de los defensores de los derechos de las Mujeres para que impulsen reformas políticas y hagan que los dirigentes políticos rindan cuentas. El foco en Níger, así como en otros siete países participantes en África, se centra en la violencia sexual y de género, en prácticas perjudiciales como el matrimonio infantil y la mutilación genital y en derechos sexuales y reproductivos.

    En Zimbabue, estamos usando la radio y otros medios para llamar la atención sobre el problema. Para garantizar que los servicios son accesibles a todas las mujeres y niñas, también a las que tienen alguna discapacidad, estamos introduciendo medidas como rampas de acceso a los centros de servicios, lenguaje se dignos, braille y versiones sonoras de los materiales informativos.

    Tomando como referencia los principios comunes de Derechos Humanos, los beneficios del multilateralismo, así como los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la Iniciativa Spotlight refleja un profundo compromiso con la eliminación de la violencia por razones de género en todo el mundo.

    La violencia contra las mujeres ha sido ignorada o ha estado en las sombras durante demasiado tiempo. El nombre de la Iniciativa (Spotlight) simboliza la importancia de sacar a la luz este asunto para que podamos verlo, atajarlo y eliminarlo. La ONU y los países participantes están desando extender esta luz. Ahora es el momento de que todos se unan.