19 de enero de 2021
27 de febrero de 2006

Irak.- Alemania niega que sus servicios secretos colaboraran con EEUU entregándole un plan defensivo de Sadam Husein

BERLIN/NUEVA YORK, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Gobierno alemán, Ulrich Wilhelm, negó hoy que el Servicio de Inteligencia Federal (BND) hubiera colaborado con Estados Unidos antes de la guerra de Irak, y en concreto, facilitando a los militares norteamericanos el plan de defensa de Bagdad que había preparado el mandatario Sadam Husein.

Wilhelm desmentía así una extensa información publicada hoy por el 'New York Times' que afirma que Alemania, "un crítico especialmente vociferante" de la decisión de George W. Bush de invadir Irak, prestó en realidad una valiosa contribución para la guerra.

El diario agrega que también Egipto y Arabia Saudí, ambos muy críticos con la guerra, prestaron ayuda a Estados Unidos: Egipto permitió a los aviones estadounidenses repostar en una base aérea en su territorio y permitió el paso de buques a través del Canal de Suez al Mar Rojo, desde donde fueron lanzados misiles de crucero. Arabia Saudí, por su parte, permitió a la fuerza Delta y otros cuerpos especiales realizar ataques desde una base secreta en Arar, acordonada con la justificación de impedir la llegada masiva de refugiados iraquíes.

En el caso de Alemania, el rotativo cita como fuente un estudio clasificado de los militares estadounidenses, según el cual agentes alemanes lograron hacerse con el plan de defensa de Bagdad elaborado por Sadam Husein y sus comandantes y lo hicieron llegar a las tropas estadounidenses, que pudieron disponer así de una información muy valiosa.

"El Servicio de Inteligencia Federal, y por lo tanto tampoco el Gobierno, no tenía ningún conocimiento de tal plan", dijo Wilhelm en rueda de prensa. "Los dos empleados (del BND) no obtuvieron el plan de Sadam Husein para defender Bagdad", aseguró, y por lo tanto "no lo suministraron a Estados Unidos a través de terceros un mes antes del inicio de la guerra", añadió.

El Gobierno alemán está sometido a una creciente presión por la oposición respecto al papel que los servicios secretos alemanes desempeñaron durante la guerra de Irak. El entonces canciller, Gerhard Schroeder, fue uno de los más críticos con la decisión de ir a la guerra --éste fue el principal argumento de su campaña para la reelección en septiembre de 2002-- y su jefe de gabinete, Frank-Walter Steinmeier, es hoy ministro de Exteriores.

Steinmeier ha tachado de "absurdas" las revelaciones de la prensa según las cuales los agentes alemanes ayudaron a los norteamericanos a elegir objetivos. Tras semanas de polémica, el pasado jueves Alemania dio a conocer un informe en el que admitía que sus servicios de inteligencia habían desarrollado una colaboración "limitada" con Estados Unidos durante los meses de la guerra en Irak.

Sin embargo, este informe, de 90 páginas --la versión pública de uno mucho más largo-- dice que los alemanes se limitaban a identificar emplazamientos civiles o humanitarios para evitar que fueran atacados. Este documento reconoce que los agentes alemanes recibieron la orden de permanecer en Irak el 17 de marzo, sólo tres días antes del inicio de la guerra, pero no dice nada del plan de defensa de Bagdad del que habla hoy el diario neoyorquino.

Según su relato, el 18 de diciembre de 2002 Sadam Husein se reunió con sus comandantes para modificar la estrategia de defensa de Bagdad, que consistía tradicionalmente en atacar la carretera de llegada a la ciudad, y crear un sistema de defensa basado en círculos concéntricos, el más pequeño de los cuales estaría a cargo de la Guardia Republicana.

El diario añade que los agentes alemanes lograron una copia del plan y lo transmitieron a sus superiores a través de la cadena de mando. En febrero de 2003, un oficial de inteligencia alemán en Qatar se lo facilitó a un agente de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) estadounidense, que a su vez lo compartió con la división de Inteligencia del Comando Central, a cargo del general estadounidense Tommy Franks.

Por otro lado, subraya que los buques alemanes en el cuerno de Africa, que colaboran con Estados Unidos para impedir atentados en el Golfo de Aden, contribuyeron a la seguridad de las rutas marítimas utilizadas para la invasión de Irak, y que había tropas alemanas en un equipo de "gestión de las consecuencias" en Camp Doha, Kuwait, diseñado para proteger a los kuwaitíes de posibles ataques químicos lanzados como respuesta por Irak.