26 de noviembre de 2020
8 de abril de 2006

Irak.- Decenas de muertos al repeler el Ejército estadounidense un ataque coordinado de la insurgencia en Ramadi

RAMADI (IRAK), 8 Abr. (EP/AP) -

Las Fuerzas estadounidenses rechazaron hoy un ataque coordinado de insurgentes a la oficina del gobernador provincial en esta ciudad ubicada al oeste de la capital, utilizando bombas guiadas por láser, cohetes antitanques y ametralladoras para contraatacar, informaron fuentes militares, y agregaron que podrían haber perdido la vida unos 50 rebeldes.

"Intentaban realizar un ataque complejo contra el centro del Gobierno con la esperanza de invadirlo, pero nosotros teníamos demasiado poder de combate", declaró a la AP el capitán de la infantería Andrew Del Gaudio. "Ellos cayeron, los atacamos desde el aire, los atacamos con lo que teníamos y los eliminamos", señaló.

Los militares no han requisado el área para determinar la cantidad exacta de muertos, pero Del Gaudio estimó que podrían haber fallecido cerca de 50 insurgentes. Ningún militar estadounidense resultó herido, dijo.

Los insurgentes comenzaron el ataque a las oficinas del Gobierno al mediodía desde varios frentes. El edificio está protegido por la infantería de marina de Estados Unidos y sirve de sede de las autoridades provinciales de Anbar.

Durante los combates, los insurgentes tomaron posiciones en varios edificios destruidos y en una mezquita del área, y dispararon al menos media docena de lanzagranadas a puestos de observación estadounidenses ubicados en el edificio gubernamental.

Los insurgentes también atacaron a un equipo de francotiradores estadounidenses y lanzaron morteros contra posiciones de las fuerzas extranjeras.

Un avión de combate F-18 descendió en picado hacia posiciones insurgentes en las ruinas de un edificio de varios pisos, lanzando primero una bomba guiada por láser y luego otra de más de 200 kilos. Las explosiones sacudieron la ciudad.

Posteriormente, media docena de vehículos se dirigieron a toda velocidad hacia el edificio, al parecer para evacuar a las víctimas. Los insurgentes de los automóviles atacaron los puestos estadounidenses con armas automáticas y los marines respondieron con ametralladoras, explicó Del Gaudio. El edificio del Gobierno recibe ataques casi a diario, pero los atentados coordinados son poco usuales.