3 de diciembre de 2020
1 de abril de 2007

Irak.- El Ejército iraquí advierte de que las afueras de la capital se están convirtiendo en un nuevo foco de violencia

BAGDAD, 1 Abr. (EP/AP) -

Los milicianos que escapan de las operaciones de seguridad de Bagdad han convertido a las áreas de las afueras de la capital en un "caldo de cultivo para la violencia", expandiendo los ataques sectarios hacia zonas que hasta ahora permanecían en relativa calma, dijo hoy domingo un portavoz del ejército iraquí.

Los ataques más recientes sucedieron el domingo, al detonar una bomba en un mercado de Tuz Jormato, a unos 209 kilómetros al norte de Bagdad (130 millas). En la explosión murieron tres personas y resultaron heridas otras cuatro.

Fue el segundo ataque en la ciudad en dos días. En un atentado con un vehículo cargado con explosivos, el sábado murieron dos iraquíes que buscaban trabajo en el área.

En la última semana murieron más de 600 iraquíes por la violencia sectaria, la mayoría en una serie de ataques suicidas. Entre ellos, al menos 152 personas que fallecieron al detonar un camión cargado de explosivos en Tal Afar, el ataque más letal desde que comenzó la guerra hace cuatro años. Posteriormente murieron al menos 45 personas en un fuerte tiroteo contra suníes.

El brigadier general Qassim al-Moussaui prometió que los recientes ataques no frenarán el operativo de seguridad que comenzó en Bagdad el 14 de febrero.

"No vamos a retroceder. Hemos avanzado y continuaremos con este progreso. Necesitamos la cooperación de la población iraquí con las fuerzas de seguridad iraquíes", sostuvo.

Admitió el incremento de la violencia en las afueras de Bagdad, aún cuando la cantidad de muertos en la capital ha caído, pero dijo que el operativo de seguridad era un ejemplo de cómo combatirla.

"El hecho de que la violencia disminuyó en Bagdad, los terroristas fueron a las áreas de los alrededores y estas áreas son caldo de cultivo para la violencia, los líderes tribales están lanzando operativos en su contra", sostuvo. "Vamos a continuar con estos operativos".

El portavoz del ejército estadounidense, el almirante Mark Fox, también expresó confianza en el operativo de seguridad, pero advirtió de que no será fácil pacificar la capital, y pidió paciencia.

"El esfuerzo para llevar seguridad a Irak llevará tiempo", dijo Fox en una rueda de prensa conjunta con al Moussaui.

"Nuestro trabajo no terminará en días o semanas. Vamos a ver más violencia en las próximas semanas y meses", agregó.

Dejando en evidencia los temores de seguridad, Fox dijo que el sábado aparecieron sin explotar en la Zona Verde de Bagdad dos chalecos comúnmente usados por atacantes suicidas. En el área están las oficinas del Gobierno iraquí y varias embajadas extranjeras.

Fox indicó que las autoridades investigaban el hecho, y al-Moussaui se negó a especificar dónde fueron encontrados los chalecos.

En otros hechos de violencia del domingo, dos funcionarios suníes salieron ilesos de un intento de asesinato en un vecindario de Bagdad.