26 de noviembre de 2020
29 de julio de 2006

Irak.- El seleccionador de fútbol de Irak renuncia a su puesto por las continuas amenazas de muerte

BAGDAD, 29 Jul. (EP/AP) -

El seleccionador de fútbol de Irak, Akram Ahmed Salman, renunció ayer a su cargo como entrenador después de las amenazas de muerte que recibió contra él y su familia, siendo así el último caso de una serie de amenazas, secuestros y asesinatos sobre funcionarios deportivos en este país.

Salman dejó la capital del país e informó de su abandono al secretario general de la Federación de Fútbol iraquí, Ahmed Abbas, quien señaló que la renuncia se debe "a una amenaza que él recibió para dejar de entrenar", ya que le advirtieron de que le conocían tanto a él como a los miembros de su familia, además de su dirección, por lo que o "deja de entrenar el equipo iraquí del fútbol, o serán eliminados".

No se conoce si la amenaza se realizó por teléfono o por otro medio como pudiera haber sido una carta, ya que el ex seleccionador no quiso comentar este aspecto.

Por su parte, el grupo de jugadores iraquíes fue trasladado este sábado a la ciudad septentrional de Irbil para concentrarse y preparar los próximos Juegos asiáticos en Doha (Qatar), que se disputarán en diciembre. Aunque Salman y su familia acompañaron al equipo en este desplazamiento a una de las ciudades más seguras de Irak, no llevará a cabo los entrenamientos ni la puesta a punto.

A principios de este mismo mes, un grupo de encapuchados secuestraron a punta de pistola al presidente del Comité Olímpico Nacional de Irak además de otros 30 funcionarios, entre los que se encontraban los presidentes de las federaciones de taekwondo y boxeo, mientras tenía lugar una conferencia de deporte en el corazón de Bagdad.

Este secuestro vino después que el entrenador nacional de lucha de Irak, un sunita, fuera asesinado en un distrito chiíta de Bagdad.

El pueblo iraquí ha estado apoyándose estos tres últimos años en los éxitos deportivos, que proporcionaban una distracción gozosa respecto a la violencia diaria que se vive en sus calles, y uno de estos triunfos fue la medalla de oro en los Juegos asiáticos de noviembre del pasado año.

Otra de estas celebraciones llegó por la actuación del conjunto iraquí en los Juegos Olímpicos de Atenas en agosto de 2004, donde ganaron de manera sorprendente por 4-2 a Portugal.