21 de abril de 2019
  • Sábado, 20 de Abril
  • 25 de septiembre de 2014

    La ONU pide a los países que criminalicen la adhesión de sus ciudadanos a conflictos en el extranjero

    NUEVA YORK, 25 Sep. (Reuters/EP) -

    El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha aprobado por unanimidad una resolución en la que insta a todos los estados miembro de la organización internacional a "prevenir" y "suprimir" el reclutamiento y viaje de ciudadanos a conflictos en el extranjero y ha planteado criminalizar estas actividades de forma expresa.

    El texto, impulsado por Estados Unidos a la luz del auge yihadista en Irak y Siria, ha sido aprobado bajo el Capítulo 7 de la Carta de Naciones Unidas, lo que convierte la resolución en vinculante. Por tanto, el Consejo de Seguridad tendría capacidad para recurrir a sanciones económicas o incluso a la fuerza si considera que alguno de los 193 países que integran la ONU no aplica estas recomendaciones.

    La resolución expresa la preocupación internacional ante la posibilidad de que "los combatientes terroristas extranjeros incrementen la intensidad, duración e intrazabilidad de los conflictos", al tiempo que considera esta implicación una "grave amenaza" para los países de origen, de tránsito o de destino.

    Los expertos calculan que unas 12.000 personas de más de 70 países han viajado a Irak y Siria para combatir del lado de las milicias islamistas.

    La reunión del Consejo ha tenido lugar coincidiendo con el debate en la Asamblea General de la ONU y ha estado encabezada por el presidente de estadounidense, Barack Obama, cuyo país ejerce la Presidencia de turno este mes.

    El mandatario norteamericano ha subrayado, en su discurso previo ante la Asamblea, que toda resolución debe llevar a "compromisos tangibles", toda vez que los países son "responsables" si se "quedan cortos". "El próximo año, deberíamos ser capaces de anunciar medidas concretas que hayamos tomado para combatir ideologías extremistas en nuestros propios países", ha dicho.

    OBAMA ADVIERTE DE UNA AMENAZA GLOBAL

    "Las palabras pronunciadas hoy aquí deben coincidir y se deben traducir en acción", ha dicho Obama en el Consejo de Seguridad de la ONU, después de la adopción de la resolución. El presidente estadounidense ha advertido de que el mundo se enfrenta a una amenaza global y pide unión de los estados miembro del Consejo.

    "Si alguna vez hubo un desafío en nuestro mundo interconectado al que no pueda hacer frente una sola nación, es este", ha añadido el presidente de Estados Unidos, que insiste en que los terroristas "cruzan las fronteras" y "amenazan con desatar la violencia debastadora".

    El primer ministro británico, David Cameron, ha añadido en el Consejo de Seguridad que la decapitación de dos periodistas estadounidenses y un trabajador humanitario británico "pone de relieve la naturaleza siniestra y directa de esta amenaza".

    De la misma forma, el primer ministro australiano, Tony Abbott, ha avanzado que en Australia --tras la operación masiva antiterrorista de la semana pasada-- han sido suspendidos los pasaportes de más de 60 australianos, con el objetivo de que no pudar unirse a grupos extremistas en el extranjero.

    Sin embargo, algunos grupos de Derechos Humanos han planteado "preocupaciones", al entender que este tipo de medidas podrían conducir a "políticas y prácticas antiterroristas abusivas".

    "La resolución no dice nada sobre las protecciones del debido proceso, sin embargo, hace un llamamiento a los Estados para detener a las personas en las fronteras. Asimismo, alienta a los países para perseguir el terrorismo, al tiempo que permite amplias definiciones del término", ha denunciado Andrea Prasow, portavoz de la ONG Human Rights Watch.

    Para leer más