17 de enero de 2021
24 de febrero de 2007

Irak.- La Unión de Periodistas Iraquíes exige disculpas por el ataque estadounidense contra su sede

BAGDAD, 24 Feb. (EP/AP) -

La Unión de Periodistas Iraquíes (UPI) exigen disculpas y compensaciones por el ataque supuestamente perpetrado por una fuerza liderada por tropas estadounidenses contra su sede central en Bagdad. Sin embargo, el Ejército estadounidense desmiente haber estado implicado en el incidente.

Asociaciones internacionales de periodistas también mostraron su indignación por el asalto del pasado lunes contra la sede de la organización, situado en el barrio bagdadí de Waziriyah, una zona predominantemente suní.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) denuncia que una unidad móvil del Ejército estadounidense disparó contra el edificio tras divisar guardias armados; soldados iraquíes irrumpieron entonces en el local, detuvieron a los guardias y requisaron el equipo informático.

"Condenamos este ataque injustificado", informó RSF en un comunicado. "Los guardias del edificio tenían permiso para portar armas de fuego y no se comportaron de forma agresiva ni suponían una amenaza para las patrullas militares ni el vecindario".

Desde la propia UPI su presidente, Shihab al Timimi, aseguró haber escrito al embajador estadounidense en Bagdad, Zalmay Jalilzad, y a los líderes iraquíes para exigir una disculpa y compensaciones por los daños materiales en muebles y otros objetos ocurridos durante el asalto. "¿Nos pidieron abrirles la puerta en lugar de derribar las puertas del edificio de la Unión?; seguro que las hubiéramos abierto", explicó. Siete de los vigilantes del edificio fueron liberados el pasado jueves.

El portavoz de Jalilzad, Lou Fintor, aseguró que las acusaciones estaban siendo tomadas "muy en serio", pero que las informaciones preliminares apuntan a que "no había fuerzas multinacionales en las inmediaciones de la Unión de Periodistas Iraquíes a la hora mencionada".

Un portavoz militar estadounidense, Christopher Garver, también aseguró que la incursión no estaba dirigida por fuerzas norteamericanas.

Al Timimi insistió que había tropas estadounidense que "incluso llevaban un traductor".