23 de enero de 2021
27 de junio de 2006

Irán.- El ayatolá Jamenei rechaza la posibilidad de negociar el programa nuclear con Estados Unidos

TEHERAN, 27 Jun. (EP/AP) -

El líder Supremo religioso, el ayatolá Ali Jamenei, rechazó la posibilidad de negociar el programa nuclear de Irán con Estados Unidos, alegando que no se conseguiría nada. "Las negociaciones con Estados Unidos no serán beneficiosas para nosotros y no las necesitamos", declaró Jamenei al presidente senegalés, Abdoulaye Wade, según la televisión pública iraní.

Estados Unidos ha dicho que si Irán acepta el paquete de incentivos ofrecidos hace unas semanas, se unirá a sus socios europeos y tomará parte en las negociaciones con Teherán. El paquete de incentivos busca persuadir a Irán para que haga una moratoria en su enriquecimiento de uranio. Irán ha rechazado en numerosas ocasiones frenar su programa de enriquecimiento alegando que tiene derecho a una explotación pacífica de la energía nuclear.

"No negociamos con nadie el derecho a explotar la tecnología nuclear, pero si reconocen nuestros derechos nucleares, estamos listos para negociar acerca de los controles, supervisiones y las garantías internacionales", afirmó Jamenei.

Por otra parte, el secretario del Consejo Superior de Seguridad Nacional (CSSN) de Irán y responsable de las negociaciones nucleares con Occidente, Ali Lariyani, señaló hoy que Teherán cree que "en el juego del caso nuclear puede haber dos ganadores", por lo que la labor del régimen islámico "se decanta por esta opción".

Lariyani hizo estas declaraciones después de entrevistarse en Teherán con el ex primer ministro griego y presidente de la Internacional Socialista, Yorgos Papandreu. "Se puede realmente llegar a una solución lógica y justa en la que ambas partes se sientan ganadoras", consideró el negociador jefe.

Papandreu también se reunió con el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Manucher Mottaki, quien reiteró la voluntad de Teherán de seguir en el contencioso nuclear una línea de negociaciones dentro de un "marco lógico, constructivo, sin condiciones previas y sin prejuicios". "Consideramos el paquete de propuestas de Europa un paso adelante", destacó.

Asimismo, recordó que Irán ya ha empezado a analizar las propuestas y que "lo importante es hallar una fórmula equilibrada y equitativa que respete por igual los compromisos y los derechos de Irán".

El jefe de la Diplomacia iraní explicó los antecedentes y acciones pacíficas nucleares de Irán, diciendo: "En diversos campos, como son los antecedentes de sus programas pacíficos nucleares, Irán ha cooperado con Occidente y EEUU y con la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) como medida de transparencia y para generar confianza. Las continuas inspecciones y la iniciativa de la necesidad de poner en marcha un proceso de desmantelamiento de armas de destrucción masiva en Oriente Próximo así como el no haberlas usado durante la guerra impuesta (guerra irano-iraquí) ha demostrado que Teherán no tiene intención de utilizar la tecnología atómica para fabricar bombas."

Mottaki señaló también que "todos estos elementos demuestran los fines, las intenciones y la estrategia transparente de la República Islámica de Irán en su lucha por hacer valer sus derechos evidentes y naturales a explotar las nuevas tecnologías."

Mientras, el ministro de Ciencia, Investigación y Tecnología de Irán, Mohammad Mehdi Zahedi, afirmó en una reunión con el vicepresidente de Indonesia, Yusuf Kalla, que su país no tiene planes para desarrollar armas nucleares porque la ley islámica prohíbe el desarrollo de armas de destrucción masiva.

Zahedi pidió a los países occidentales que no intenten evitar que las naciones en vías de desarrollo produzcan energía nuclear si tiene fines pacíficos. "La doctrina islámica no permite producir armas de destrucción masiva o nucleares y el Estado iraní se rige por ese principio", señaló Zahedi.

El ministro se cuestionó por qué los países que han desarrollado o que utilizan armas nucleares continúan oponiéndose al desarrollo nuclear iraní. Zahedi pidió a los países en vías de desarrollo que luchen juntos en contra del "apartheid científico".

"Me gustaría decir que el uso de energía nuclear con fines pacíficos es un derecho de todas las naciones, y nosotros como Estado soberano no permitimos que otras naciones interfieran en nuestros asuntos domésticos", dijo Zahedi.