16 de octubre de 2019
21 de junio de 2009

Irán.- Los disturbios de ayer podrían haber dejado hasta 19 muertos y centenares de heridos, según fuentes médicas

Alí Lariyani, presidente del Parlamento: "Ojalá algunos miembros de los Guardianes no se hubieran aliado con ciertos candidatos"

MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

Al menos 19 personas podrían haber muerto y centenares se encontrarían heridas durante los enfrentamientos registrados a lo largo del día de ayer en diversos puntos de Teherán entre fuerzas de seguridad y manifestantes reformistas, según fuentes del hospital de la capital iraní. Esta cifra es prácticamente imposible de verificar dadas las restricciones impuestas por las autoridades iraníes a los medios de comunicación extranjeros y extraoficiales.

El jefe de la Policía de Irán, Ahmadi Moghaddam, anunciaba hoy por su parte que al menos 400 agentes de las fuerzas de seguridad habían resultado heridos a lo largo de esta semana de protestas.

Mientras, el presidente del Parlamento iraní, Alí Lariyani, aseguró también hoy que ha sido testigo de cierta parcialidad en "algunos miembros" del Consejo de los Guardianes de la Revolución hacia ciertos candidatos. Los Guardianes componen el máximo órgano legislativo del país y de ellos depende que el vencedor de las elecciones sea ratificado.

"A pesar de que el Consejo de los Guardianes está compuesto de individuos religiosos, ojalá algunos de sus miembros no se hubieran alineado con un determinado candidato", declaró Lariyani a la emisora IRIB. Los comentarios de Lariyani, un viejo conocido de la política internacional y antiguo negociador de tendencia moderada en las conversaciones sobre el programa nuclear iraní, han sido reproducidos por la cadena oficial Press TV y por la cadena estadounidense CNN.

Los seguidores del líder opositor, Mir Hossein Musavi, alegan que el Consejo de los Guardianes había declarado vencedor al actual presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad a pesar de las acusaciones de fraude electoral denunciadas por los candidatos derrotados en las urnas.

La máxima autoridad de Irán, el ayatolá Jamenei, rechazaba esta semana las acusaciones, pero hoy Lariyani ha declarado que "parece que la mayoría de la población tiene una opinión distinta". De igual modo, solicitó a las autoridades que reduzcan un poco el tono de su retórica y que examinen con cuidado las alegaciones de los manifestantes.