24 de febrero de 2021
1 de diciembre de 2014

Irán transformará su uranio en combustible para reactores durante la prórroga del acuerdo nuclear

VIENA, 1 Dic. (Reuters/EP) -

Irán convertirá una gran parte de su uranio enriquecido en combustible para reactores, tras llegar a un acuerdo con el Grupo 5+1, según ha informado este lunes una fuente diplomática, lo que hará el material menos apropiado para la fabricación de bombas atómicas.

Irán y el Grupo 5+1 (Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido, China y Rusia) no consiguieron llegar a un acuerdo para resolver la disputa sobre el programa nuclear de Irán en la fecha límite, el 24 de noviembre, por lo que ampliaron el plazo hasta el 1 de julio.

Se trata de la segunda vez que amplían el plazo este año para llegar a un acuerdo para reducir el programa nuclear de Irán a cambio de relajar las sanciones que están dañando su economía, dependiente del petróleo.

Como resultado, el acuerdo preliminar diseñado a finales del año pasado permanece en vigor. Bajo estos términos, la República Islámica redujo su actividad nuclear más agresiva a cambio de un alivio de las medidas punitivas.

En consecuencia, Irán rebajó a principios de este año sus existencias de gas de uranio a un 20 por ciento, un paso relativamente corto en lo que a material técnico para la fabricación de armas atómicas se refiere.

Cuando se dio la ampliación del acuerdo hasta el pasado mes de julio, Irán se comprometió a eliminar material para la construcción de armas con la conversión de 25 kilos de uranio de alto grado en petróleo durante la primera prórroga del acuerdo preliminar.

Bajo la nueva extensión, el país persa continuará su trabajo y serán convertidos cerca de cinco kilos al mes, según ha informado una fuente diplomática. Los detalles del acuerdo todavía no se han hecho públicos.

El pasado mes de julio, un alto cargo estadounidense afirmó que una vez que el uranio se había convertido en placas de combustible, Irán "hallará muchas dificultades y perderá mucho tiempo" si lo usa para bombas nucleares.

Durante la extensión de las negociaciones, Irán recibirá cerca de 700 millones de dólares (560 millones de euros) al mes por sus ingresos petrolíferos congelados en el extranjero.

Irán niega las acusaciones vertidas por Occidente de que haya estado buscando desarrollar su capacidad para construir bombas atómicas, afirmando que su programa nuclear es un proyecto pacífico para generar electricidad.