24 de octubre de 2019
  • Miércoles, 23 de Octubre
  • 7 de enero de 2009

    Israel asegura que aún no ha aceptado el alto el fuego pese al anuncio de Sarkozy

    JERUSALÉN, 7 Ene. (Reuters/EP) -

    El Gobierno de Israel aseguró hoy que todavía no ha aceptado el plan franco-egipcio de alto el fuego, a pesar del comunicado del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, en el que celebraba la "aceptación" del plan por parte de Israel y de la Autoridad Palestina.

    "Celebramos la iniciativa franco-egipcia, y queremos que salga adelante", declaró Mark Regev, portavoz del primer ministro israelí, Ehud Olmert. "Las negociaciones continúan a partir de esta iniciativa. La paz sostenible en el sur dependerá de que se acaben totalmente los disparos hostiles desde Gaza contra Israel y de que haya un embargo de armas efectivo a Hamás que cuente con apoyo internacional", añadió.

    Por su parte, fuentes oficiales del Movimiento para la Resistencia Islámica (Hamás) informaron de que la propuesta egipcia "se sigue discutiendo".

    Nicolas Sarkozy celebró hoy en un comunicado la "aceptación" por parte de Israel y de la Autoridad Palestina del plan franco-egipcio de alto el fuego en la Franja de Gaza presentado ayer por el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, en Sharm el Sheij, e hizo un llamamiento "para la puesta en marcha de este plan en los plazos más breves posibles para que cese el sufrimiento de las poblaciones".

    El plan franco-egipcio invita a Israel y a las facciones palestinas a aceptar un alto el fuego "inmediato", aunque de tiempo "limitado", que permita la apertura de corredores humanitarios, y convoca a ambas partes a una "reunión urgente" para establecer "acuerdos y garantías" que incluyan la protección de la frontera, la reapertura de pasos fronterizos y el levantamiento del bloqueo.

    El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, mostró anoche su apoyo el plan durante su intervención ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Por su parte, la embajadora israelí en la ONU, Gabriela Shalev, manifestó anoche que su país se está tomando "muy seriamente" la propuesta, aunque no concretó si la aceptará o no.