9 de abril de 2020
21 de mayo de 2014

Israel impone órdenes de alejamiento a varios activistas días antes de la visita del Papa Francisco

JERUSALÉN, 21 May. (Reuters/EP) -

Israel ha impuesto este miércoles una orden de alejamiento a varios activistas judíos de la derecha, para restringir sus movimientos y tratar de evitar interrupciones en la visita del Papa Francisco a Tierra Santa entre los días 24 y 26 de mayo.

Francisco visitará Jordania, los Territorios Palestinos e Israel durante este viaje, el primero que realiza como Papa a esta región.

Un portavoz de la Policía israelí ha confirmado que la Policía y el servicio internacional de seguridad Shin Bet han impuesto órdenes de alejamiento a "un número de activistas de la derecha" que podrían intentar causar "disturbios durante la visita del Papa y estar involucrados en actos ilegales de provocación". El portavoz no ha precisado cuántos activistas han recibido la orden.

También ha anunciado que no estará permitido acceder a ciertas áreas "por razones de seguridad" durante cuatro días. El periódico israelí 'Haarezt' ha publicado que tres jóvenes judíos podrían tener prohibida la entrada a Jerusalén desde el sábado. Según este medio, dos de los jóvenes son estudiantes de un seminario cercano al Cenáculo, el lugar en el que, según la tradición, tuvo lugar la Última Cena y donde el Papa celebrará misa.

'Haaretz' informó la semana pasada de que los servicios de seguridad israelíes temían que los radicales judíos pudieran cometer un gran crimen de odio contra la población cristiana o sus instituciones para atraer la atención de los medios durante la peregrinación del Papa.

La semana pasada apareció una pintada en una columna de la Oficina de la Asamblea de Obispos en el Centro de Nuestra Señora, en el este de Jerusalén, en la que se podía leer "Muerte a los árabes y los cristianos y a todos aquellos que odian a Israel". Francisco tiene previsto encontrarse con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en este Centro, una propiedad vaticana situada justo a las afueras de la ciudad vieja, durante el último día de su viaje.

El portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi, dijo este martes que no está preocupado por la seguridad en ninguna parte de la visita. Según ha asegurado, el Papa evitará vehículos blindados durante el viaje y utilizará un coche normal para estar lo más cerca posible de la gente.

El último viaje papal a Tierra Santa del predecesor de Francisco, Benedicto XVI, se produjo en 2009.

Para leer más