16 de junio de 2019
7 de abril de 2014

El alcalde de Roma eliminará una treintena de sociedades municipales

"No se puede gastar el dinero que no se tiene legando las deudas a las generaciones venideras"

El alcalde de Roma eliminará una treintena de sociedades municipales
ALESSANDRO BIANCHI / REUTERS

   MADRID, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El alcalde de Roma, Ignazio Marino, ha anunciado este lunes que a finales de esta semana presentará un listado de una treintena de sociedades y organismos municipales "que no sirven de nada" porque "no se puede gastar el dinero que no se tiene legando las deudas a las generaciones venideras".

   En un desayuno informativo, presentado por su homóloga madrileña, Ana Botella, ha asegurado que lo más complicado en su mandato ha sido "lidiar con los 816 millones de déficit", unido a la ausencia de financiación por parte del Estado para los costes que Roma debe afrontar como capital de la República.

   También ha aprovechado el encuentro para defender la necesidad de que Roma tenga "una financiación añadida" como capital, que deberá "concretarse de manera muy cuidadosa para que se tenga seguridad de que es un dinero necesario y que se gasta de manera transparente".

   Lo que persigue Marino es "cambiar la mentalidad" por la que se ha gastado dinero que no se tiene y que luego tienen que afrontar las siguientes generaciones. Así, ha puesto como ejemplo que el Ayuntamiento de Roma sigue pagando hoy en día los terrenos que en 1957 se emplearon para construir la aldea olímpica de los Juegos de tres años después.

   "No pienso gastar dinero que no tengo, pienso racionalizar actividades y eliminar sociedades que no sirven", se ha comprometido. De este modo ha anunciado que a finales de semana presentará una lista de "unas treinta sociedades u organismos institucionales que no sirven para nada" y que serán eliminadas para "hacer más eficiente el sistema".

   Marino sabe que sus decisiones no serán del agrado de todos pero que no le importa. "No tengo que progresar en el escalafón, por lo que puedo darme el lujo de tomar decisiones que no a todos les puede gustar", ha declarado.

El romano, por otro lado, ha aprovechado el desayuno para confesar que de su profesión de cirujano ha sabido aplicar a la política dos cuestiones, "el sentido de la urgencia y el método científico con el que abordar las cosas".