24 de abril de 2019
  • Martes, 23 de Abril
  • 5 de febrero de 2010

    Italia.- Fiat pide al Gobierno que no sea "demagógico" con el tema de los incentivos

    ROMA, 5 Feb. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Gloria Moreno) -

    El presidente de Fiat, Luca Cordero di Montezemolo, pidió hoy "salir de un planteamiento demagógico" con respecto al tema de los incentivos ya que éstos "están dirigidos a los consumidores y no a las empresas".

    Montezemolo hizo estas declaraciones un día después del intercambio de declaraciones entre el Gobierno y el consejero delegado del grupo, Sergio Marchionne, quien aseguró que lo que el mercado necesita no son más incentivos sino "una fuerte y seria política industrial".

    Pocas horas antes, el primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, había expresado su sorpresa ante la posición de Fiat, señalando que el Gobierno estaba "examinando" la cuestión de los incentivos. "Pero ahora parece que el principal productor ya no está interesado", señaló, en referencia a Fiat.

    Hoy Montezemolo, pidió no hacer demagogia sobre el tema, ya que, "los incentivos están dirigidos a los consumidores y no a las empresas". Además, en Italia, "el 70% de ellos van a parar a las empresas extranjeras" de modo que Fiat se queda únicamente con el 30%.

    Asimismo, el presidente del principal grupo automovilístico italiano aseguró que, desde que él y Marchionne llevan las riendas de Fiat, ésta no ha recibido "ni un euro del Estado", aunque prefirió "no entrar en polémica" y mantener abierto "el diálogo".

    En este sentido, remarcó que Fiat tiene una relación "muy clara y positiva de diálogo y debate" con el Gobierno. "Tal y como debe ser", subrayó, asegurando que "las decisiones industriales, que sirven para mantener la competitividad de una empresa, no se pueden separar del hacerse cargo de los problemas de nuestras personas", afirmó, en alusión a los trabajadores.

    Sin embargo, en las últimas semanas, las relaciones con los sindicatos han empeorado, sobre todo a raíz de la decisión de cerrar la fábrica de Termini Imerese (isla de Sicilia, sur de Italia) el año que viene.

    A ello se añade la suspensión de la producción en todas sus fábricas durante dos semanas a causa de la caída en las ventas que se está registrando desde enero, momento en el que precisamente terminó el plazo de concesión de incentivos promovido por el Gobierno.