7 de diciembre de 2019
  • Viernes, 6 de Diciembre
  • 14 de diciembre de 2009

    Italia.- El padre del presunto agresor de Berlusconi explica que votan a la izquierda pero no "odian" a 'Il Cavaliere'

    ROMA, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

    El padre del presunto agresor de Silvio Berlusconi defendió a última hora de este domingo a su hijo argumentando que es "una persona psicológicamente inestable que nunca ha hecho daño a nadie", al tiempo que reconoció que, aunque votantes de izquierdas, en su familia nadie profesa "odio" hacia 'Il Cavaliere', que se recupera en el hospital del golpe recibido en la cara tras un mitin.

    "Mi hijo, mi familia, siempre hemos votado al PD (Partido Democrático, una formación de centro izquierda), pero ninguno de nosotros siente odio por Berlusconi", afirmó Alessandro Tartaglia, padre de Massimo Tartaglia, en declaraciones a los informativos de Mediaset, propiedad del propio Berlusconi. Alessandro Tartaglia respondió a los periodistas después de que la Policía concluyese el registro en la vivienda familiar, donde también reside el supuesto agresor.

    "Massimo es una persona psicológicamente inestable, pero nunca ha hecho mal a nadie. De hecho, ni siquiera era activo en política, es un voluntario de (la ONG ecologista) WWF", añadió.

    Según la versión de su padre, Massimo, de 42 años, abandonó la residencia familiar el pasado día 11 alegando que iba a pasar unos días a casa de un amigo y que no sabía cuándo regresaría. En este sentido, Alessandro señaló que no conocía los planes de su hijo y que, de haberlos sabido, habría intentado "detenerle".

    "Pienso que este episodio es el resultado del clima negativo que vive Italia", indicó, si bien apostilló que nadie de su familia, ni siquiera su hijo, sentía ninguna "exasperación" en particular.

    Según fuentes de la inteligencia citadas por los medios italianos, Massimo Tartaglia estaba siendo tratado por problemas mentales desde hace diez años en el Hospital Policlínico de Milán. Ahora se enfrenta a un cargo agravado de lesiones contra un funcionario público con premeditación.