18 de noviembre de 2019
31 de enero de 2008

Italia.- El referendum sobre la ley electoral despunta como alternativa para salir de la crisis política

ROMA, 31 Ene. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

La posible convocatoria del referéndum para reformar la ley electoral empezó hoy a despuntar como alternativa a la difícil misión que ha sido encomendada al presidente del Senado, Franco Marini, quien deberá buscar el consenso de las distintas fuerzas políticas para modificar la ley electoral antes de que se convoquen elecciones anticipadas.

No obstante, Marini deberá hacer frente al empecinamiento de los partidos del centro-derecha, que han visto en la derrota del Gobierno de centro-izquierda su oportunidad para volver al poder, siempre y cuando, las elecciones se convoquen con la actual norma electoral.

Si Marini no consigue un acuerdo con los distintos partidos, hipótesis que parece cada vez más probable, el presidente de la República se vería obligado a disolver las Cámaras y llevar el país a las urnas con la actual ley electoral, que favorece la formación de coaliciones heterogéneas y debilita, en consecuencia, la estabilidad de los gobiernos.

No obstante, hoy empezó a cobrar más fuerza una tercera alternativa, que sería la convocatoria del referéndum para reformar la ley, que cuenta con el apoyo de 821.000 firmas y cuya constitucionalidad fue aprobada el pasado 16 de enero.

A través de sus preguntas, el referéndum busca atribuir el premio de mayoría al partido que obtenga más votos y no a la coalición que gana las elecciones, tal y como prevé el actual sistema. De este modo, "se da más fuerza a los partidos grandes" y se reduce la posibilidad de que entren en el Parlamento los "micropartidos", según explicó a Europa Press el presidente del Comité promotor del referéndum, Giovanni Guzzetta.

El diario 'Il Corriere della Sera' avanzó hoy sin citar fuentes que el mismo Napolitano estaría explorando esta posibilidad que permitiría llevar al país a las urnas en el mes de junio y con la ley reformada.

Según indica el diario, esta posibilidad golpearía de lleno los proyectos del centro-derecha, dada la división de pareceres que tiene cada uno de sus partidos al respecto. Así mientras Berlusconi todavía no ha emitido una opinión clara, el líder de Alianza Nacional, Giangranco Fini, manifestó su apoyo desde el inicio. La Unión de Demócratas Cristianos (UDC) y la Liga Norte, en cambio, mostraron de lleno su rechazo.

Por su parte, Guzzetta anunció esta tarde su intención de tratar el tema con los líderes de los principales partidos políticos, Silvio Berlusconi, de Forza Italia, y Walter Veltroni, del Partido Democrático, en base al "significado político y constitucional de la iniciativa referendaria".

En los próximos días, Marini también recibirá al comité que promueve el referendum, así como a los máximos exponentes del mundo empresarial y sindical.