22 de abril de 2019
8 de julio de 2014

Jamenei sostiene que "ningún país puede permitirse atacar Irán" y defiende el programa nuclear

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, ha afirmado este lunes que "ningún país puede permitirse atacar Irán", al tiempo que ha dicho que Estados Unidos e Israel juegan el papel de 'policía bueno y policía malo' respecto a una eventual ofensiva.

"Quieren que parezca que Israel quiere atacar pero que Estados Unidos lo evita. La razón por la que Estados Unidos lo evita es porque no se lo puede permitir. Lo recalcamos: un ataque contra la República Islámica no se lo puede permitir nadie", ha dicho.

Así, ha sostenido que "la mano del enemigo está vacía, tanto en el campo de las sanciones como en el de las amenazas", según ha informado la cadena de televisión iraní Press TV.

Por otra parte, y en referencia a las negociaciones sobre el programa nuclear iraní, Jamenei ha resaltado que el programa de enriquecimiento de uranio es uno de los puntos que distancian a ambas partes, al tiempo que ha alertado de que el Grupo 5+1 --integrado por Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania-- está pidiendo demasiado en este sentido.

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, y el ministro de Exteriores iraní, Mohamed Javad Zarif, se han reunido este lunes en Viena para "evaluar los progresos" para redactar un borrador de acuerdo final para zanjar la disputa por el programa nuclear iraní.

La sexta ronda de negociaciones arrancó el pasado 2 de julio en Viena encabezadas por Ashton, que negocia en nombre del grupo 5+1, y Zarif, por parte iraní. La ronda se prolongará al menos hasta el 15 de julio, aunque la UE ya ha dejado claro que se quedarán "el tiempo que sea necesario" para cumplir el objetivo de lograr un acuerdo definitivo para el 20 de julio, plazo que se marcaron ambas partes en el marco del acuerdo preliminar de noviembre entre el 5+1 e Irán.

Los escollos entre ambas partes se han centrado hasta ahora en cuestiones como el número de centrifugadores que podría mantener Irán y el levantamiento de las sanciones, según fuentes diplomáticas.

El Grupo 5+1 e Irán lograron cerrar un acuerdo preliminar a finales de noviembre pasado en Ginebra de seis meses de duración, que se podría prorrogar seis meses más si ambas partes lo aceptan.

En virtud del cual el régimen iraní se comprometió a congelar parte de su programa y retroceder en sus partes más polémicas a cambio del levantamiento de algunas sanciones económicas impuestas por la Unión Europea (UE) y Estados Unidos, incluido no enriquecer uranio por encima del 5 por ciento.

El acuerdo definitivo contemplaría que Irán pueda mantener un programa de enriquecimiento de uranio dentro de unos términos pactados y limitados. A cambio, Irán debe despejar todas las dudas sobre la naturaleza exclusivamente pacífica de su programa.

Para leer más