16 de febrero de 2019
  • Viernes, 15 de Febrero
  • 21 de abril de 2018

    Japón reabre las heridas de la guerra con China y las dos Coreas con la ceremonia en el santuario de Yasukuni

    Japón reabre las heridas de la guerra con China y las dos Coreas con la ceremonia en el santuario de Yasukuni
    REUTERS / KIM KYUNG HOON

    MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

    Setenta diputados japoneses han presentado este pasado viernes sus respetos en el santuario de Yasukuni a los fallecidos durante la II Guerra Mundial en una ceremonia que, como cada año, despierta las críticas de China y las dos Coreas, quienes recuerdan que en el lugar se encuentran los restos mortales de militares japoneses condenados por crímenes de guerra.

    El primer ministro japonés, Shinzo Abe, se ha limitado a enviar una ofrenda después de que su último acto de presencia en el lugar, en 2013, desatara una crisis diplomática que llevó incluso a Estados Unidos, aliado de Japón, a amonestar al mandatario.

    Desde entonces solo ha enviado ofrendas con motivo de los festivales de primavera y otoño de Yasukuni en lugar de ir él mismo.

    El Ministerio de Exteriores de Corea del Sur criticó la conmemoración en un comunicado, señalando que ésta se ha producido en un momento en que las dos naciones celebraban el vigésimo año de una promesa conjunta de trabajar para una nueva asociación Corea-Japón.

    "El Gobierno expresa su profunda preocupación y lamenta que los líderes del Gobierno y del Parlamento japonés hayan enviado nuevamente una ofrenda y hayan presentado sus respetos en el santuario Yasukuni, que glorifica la historia de la invasión colonial y la guerra de agresión", ha agregado el comunicado.

    "Nuestro Gobierno insta a los líderes políticos japoneses a pugnar por la confianza de los países vecinos y de la comunidad internacional a través de la humilde introspección sobre el pasado y la autorreflexión sincera basada en la comprensión correcta de la historia", según la nota recogida por la agencia oficial de noticias surcoreana Yonhap.