20 de enero de 2020
13 de diciembre de 2019

El jefe del Partido Laborista culpa de los malos resultados electorales a la idea de un segundo referéndum del Brexit

El jefe del Partido Laborista culpa de los malos resultados electorales a la idea de un segundo referéndum del Brexit
El jefe del Partido Laborista, Ian Lavery, - REUTERS / NEIL HALL - ARCHIVO

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

El jefe del Partido Laborista, Ian Lavery, ha culpado este viernes de las malas previsiones electorales de la formación a la idea de celebrar un segundo referéndum sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea, según ha señalado en declaraciones a la cadena de televisión BBC.

Lavery, que ha señalado que ese referéndum es la principal razón de que los conservadores estén a punto de hacerse con una amplia mayoría en el marco de los comicios generales, ha subrayado que la población ha rechazado la postura de los laboristas sobre el Brexit y su forma de gestionarlo de cara a las elecciones.

"Al menos 17,4 millones de personas votaron a favor del Brexit y, básicamente, ignorar a la gente no es una buena receta", ha aseverado Lavery antes de subrayar que cree que la "democracia prevalece".

"Si ignoras la democracia, honestamente las consecuencias volverán a por ti y te morderán", ha insistido.

En relación con el liderazgo de Jeremy Corbyn, Lavery ha explicado que la gran diferencia ente 2017 y 2019 es que en este último año se ha prometido la celebración de un segundo referéndum. "Y la gente ha sugerido, en parte con razón, que por qué debe haber una segunda consulta cuando ya hubo una en 2016". "Esa es la cuestión, no Jeremy Corbyn. Es el Brexit y el ignorar la democracia", ha añadido.

El Partido Conservador del primer ministro de Reino Unido, Borish Johnson, se habría hecho con la mayoría absoluta en las elecciones generales celebradas este jueves en el país, según los sondeos a pie de urna.

Las informaciones recogidas por las cadenas de televisión británica BBC, ITV y Sky News, apuntan a que los 'tories' se harían con 368 escaños, así como con la gran mayoría de bastiones de los laboristas, mientras que el Partido Laborista, liderado por Corbyn, lograría 191 escaños.

Tras conocerse el reparto de los diez primeros escaños, la mayoría en el noreste de Inglaterra, el diario local 'The Guardian' estima que cerca de un 6 por ciento del electorado a cambiado su voto a favor de los 'tories', una cifra que podría incrementarse a medida que se conozcan los resultados oficiales.

Darlington, en el condado de Durham, ha pasado a manos de los conservadores, así como Workington, en Cumbria, que ha dejado de estar en manos de los laboristas por un margen del 9,7 por ciento de los votos --el mayor porcentaje registrado hasta el momento--.

No obstante, la pérdida de apoyos por parte de la formación no ha beneficiado únicamente a los conservadores. En Darlington, por ejemplo, el partido ha perdido 10,1 puntos, de los cuales 4,8 han pasado a manos de los 'tories', otro 3,5 a manos del Partido del Brexit y 2,5 puntos han ido a parar a manos de los liberaldemócratas.

DIMISIÓN DE CORBYN

Jess Phillips, la que fuera diputada de los laboristas por Birmingham Yardley, ha resaltado que el partido necesita un nuevo líder y ha instado a los altos cargos de la formación a hacerse responsables de la estrategia llevadas a cabo de cara a los comicios.

"Sería imposible decir otra cosa que no sea esa, que el partido necesita un nuevo líder", ha manifestado, aunque ha recalcado que no "avasallará" a Jeremy Corbyn.

Ruth Smeeth, que perderá su escaño, no ha tardado en sumarse a Phillips y ha pedido que Corbyn, que se encuentra en el condado de Islington North, su circunscripción, dimita. Tal y como ha manifestado, el líder del partido no "tiene justificación" alguna para seguir en el cargo.

"Las acciones de Corbyn sobre el antisemitismo nos ha convertido en un partido sucio, un partido racista. Cuando tienes un primer ministro que hace comentarios islamófobos y un partido racista por las acciones de su líder tienes un gran problema", ha apuntado.

Ian Murray, que podría volver a convertiste en el único diputado laborista de Escocia, también ha solicitado que considere presentar su dimisión y ha valorado que las pérdidas que registrará la formación durante esta noche electoral se debe a que Corbyn ignoró a los votantes. "O escuchamos a la población o perdemos. No escuchamos y hemos perdido", ha lamentado.

Gareth Snell, que podría perder su escaño, ha culpado de lo sucedido a aquellos que forman el Gobierno y que se han mostrado a favor de permanecer en el bloque comunitario. "Se trata de una combinación tóxica de hechos y mensajes", ha recalcado.

"Corbyn debe irse. (...) El partido debería haber apoyado el plan de salida de Theresa May, pero en vez de eso se negó porque el Gobierno en la sombra estaba sometido a figuras que estaba a favor de quedarse en la UE, más interesadas en posicionarse ellos mismos de cara a una lucha por el liderazgo de la formación", ha advertido.

Por su parte, el jefe de finanzas del partido laborista, John McDonnell, ha reconocido que si los resultados oficiales son similares a los del sondeo serían "extremadamente decepcionantes para el partido y el movimiento".

De esta forma, ha argüido que "suponen una sorpresa" y que él pensaba que ambos partidos "estarían más próximos". "Sabíamos que sería duro, porque el Brexit ha dominado (la campaña)", ha manifestado.

En las elecciones, los electores británicos elegirán a 650 diputados que representarán a sus circunscripciones en la Cámara de los Comunes, basándose en un sistema en el que el candidato más votado en cada circunscripción se hace con el escaño.

Para leer más