21 de marzo de 2019
15 de enero de 2008

Kenia.- La FAO advierte del peligro de inseguridad alimentaria en Kenia tras la violencia en el país

NAIROBI, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

La mayoría de las personas que han huido de la violencia política en la provincia del Valle del Rift en Kenia son granjeros, por lo que dichos desplazamientos, durante la estación más dura, posiblemente minará la seguridad alimenticia nacional, según la Organización de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentación (FAO).

De acuerdo con la representante asistente de la FAO para Kenia, Augusta Abate, un 75 por ciento de los cerca de 300.000 desplazados estimados del Valle del Rift se han convertido en indigentes, indicó la Agencia de Noticias de la ONU.

"Han perdido sus herramientas, la ganadería, las semillas y los fertilizantes", declaró Abate, y añadió que el malestar estallará en cuanto los agricultores en la región cosechen y preparen la tierra para plantar antes de las abundantes lluvias de marzo y abril. La FAO ha enviado equipos a las áreas afectadas para evaluar el grado del problema y se dispone a ayudar a los agricultores una vez que se restaure la tranquilidad.

Por su parte, la agencia estadounidense de ayuda Red de Prevención Temprana de Hambrunas (Red FEWS) advirtió de que la crisis política está a punto de causar una inseguridad alimentaria severa tanto en las áreas rurales como urbanas.

"Cerca del 20 por ciento (unas 300.000 toneladas) de la cosecha de maíz del país, uno de los alimentos base, no había sido cosechada al inicio de la crisis. Algo de ese maíz probablemente se habrá perdido después de que las familias escaparon sus granjas", aseguró la Red FEWS en un informe publicado el pasado 10 de enero.

El maíz es el alimento base de Kenia y los aumentos en los precios debido a la disminución de la producción en las tierras altas del Valle del Rift, donde se cultiva la mayor parte del cereal, dañará a los consumidores a escala nacional, según la Red FEWS. La agencia alegó que los habitantes de los núcleos urbanos ya pagan 80 chelines (unos 0,80 euros) por 2 kilos de maíz en lugar de los 50 chelines normales (0,50 euros) debido a la crisis.

La violencia también ha afectado a la distribución de la leche a las fábricas, lo que ha conducido al aumento de los precios y carencia de productos. Además, se ha extendido el robo de ganado durante la violencia y los productores de leche necesitan ayudas para poder retomar su actividad, cuando se tranquilice la situación, según Abate.

"Incluso si la crisis se termina pronto, es improbable que el desplazado será capaz de volver inmediatamente ya que la mayoría han perdido sus casas y sus recursos productivos", explicó, asimismo, la Red FEWS. "Mientras que el Gobierno de Kenia y las organizaciones de ayuda probablemente evitarán una catástrofe a corto plazo, es posible que que la inseguridad alimentaria permanezca extremadamente alta para las familias que se han visto desplazadas, hasta que puedan reincorporarse a sus actividades productivas normales", añadió.

Por otro lado, también se han registrado pérdidas de empleos en el lucrativo sector turístico del país africano, debido a la cancelación masiva de reservas tras el estallido de la violencia. Los hoteles y complejos a lo largo de la costa del Océano Índico están informando de una media de camas ocupadas de un 25 a un 30 por ciento, cuando lo normal en esta época es de un 80 al 100 por cien, de acuerdo a las declaraciones del Consejo Turístico de Kenia (CTK).