9 de marzo de 2021
25 de junio de 2014

Kerry viajará el viernes a Arabia Saudí para discutir como contrarrestar la amenaza del ISIS

BRUSELAS, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, ha anunciado que viajará a Arabia Saudí este viernes para discutir con el monarca saudí, Abdulá bin Adbulaziz, "la situación en Irak y combatir la amenaza compartida del ISIS (Estados Islámico de Irak y Siria) y nuestro apoyo a la posición moderada en Siria" a petición del presidente, Barack Obama.

El jefe de la diplomacia estadounidense ha justificado el apoyo de Estados Unidos a Irak para combatir al ISIS porque constituye una amenaza no sólo para Irak y la región sino también para Europa y Estados Unidos y ha recordado en este sentido el reciente atentado perpetrado contra el Museo Judío de Bruselas por un presunto terrorista a su regreso de Siria.

"Los aliados de la OTAN y toda la comunidad internacional deben permanecer centrados en combatir el crecimiento del extremismo", ha avisado, insistiendo en que la OTAN debe desarrollar una capacidad "no sólo para responder sino para prevenir" este tipo de amenaza y en la necesidad de que los aliados dediquen más presupuesto a la defensa.

Preguntado por el rechazo del primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, a crear un Gobierno de unidad nacional porque sería "un golpe a la Constitución", Kerry ha dejado claro que no discutieron en Bagdad la creación de un Gobierno de "salvación nacional" sino de completar el proceso electoral, reunirse con el Parlamento el 1 de julio y avanzar en el proceso constitucional para la creación de un Gobierno.

"Esto es lo que el Gobierno de Estados Unidos está animando", ha recalcado, si bien ha defendido la creación de "un Gobierno de unidad" en Irak, aunque ha insistido en que "compete a los iraquíes decidir" su futuro líder.

Sí ha dejado claro que Estados Unidos tiene interés en que se forme un Gobierno "que una a los iraquíes" y "no repita los errores del pasado", tal y como ha recordado ha pedido la máxima autoridad religiosa chií, el ayatolá Alí al Sistani.

Preguntado si el despliegue de 'drones' iraníes en Irak y el envío de equipos militares al Gobierno de Bagdad complica los esfuerzos de Washington en el país y agrava la situación, Kerry ha reclamado no hacer "nada que pueda exacerbar" la división sectaria y el nivel de tensión ya elevado y ha admitido que la situación se ha "agravado" en los últimos días a la luz de las informaciones sobre la implicación de la Guardia Revolucionaria iraní en Irak y de Siria.

De ahí la urgencia, ha insistido, de que se forme un Gobierno que pueda proteger a su población sin la intervención de fuerzas extranjeras.

Para leer más