25 de noviembre de 2020
8 de agosto de 2007

Kosovo.- Las posturas de los Ejecutivos de Belgrado y Pristina siguen inamovibles respecto al estatuto final para Kosovo

BELGRADO, 8 Ago. (EP/AP) -

Las posturas de los Ejecutivos de Belgrado y Pristina siguen inamovibles respecto al marco estatutario a negociar para Kosovo, provincia serbia administrada por la ONU desde 1999, a pesar de que el Consejo de Seguridad de la ONU --organismo que debe aprobar dicho estatuto final-- ha concedido más tiempo a las partes para llegar a un acuerdo en la materia.

El ministro serbio Zoran Loncar rechazó hoy incluso conceder a Kosovo una independencia limitada al territorio, mientras que el primer ministro de Kosovo, Agim Ceku, aseguró que sólo se puede negociar con Serbia sobre los principios de conceder a Kosovo la total independencia, más allá de la independencia tutelada por la comunidad internacional que estipulaba el proyecto de marco estatutario elaborado por el enviado especial de Naciones Unidas para Kosovo, el finlandés Maarti Ahtisaari.

Asimismo, Loncar pidió imparcialidad a Estados Unidos --uno de los más firmes defensores de concederle la independencia a Kosovo-- y que contribuya a buscar una solución consensuada para determinar el futuro estatus político de Kosovo y rechazó la propuesta de independencia vigilada por la ONU como base para futuras negociaciones, según informa la agencia de noticias serbia Beta.

Por su parte, el primer ministro kosovar amenazó hoy con salirse de las negociaciones con Serbia si se pone en tela de juicio la independencia de la provincia o si se plantean propuestas para dividir étnicamente el territorio (el norte de Kosovo concentra la minoría serbia, a pesar de que la mayoría de la provincia es albano-musulmana).

"Cualquier propuesta que no sea la de la independencia de Kosovo es inaceptable", insistió Ceku, quien advirtió de que una división del territorio atendiendo a la distribución étnica de la población alentaría un nuevo conflicto.

En este sentido, subrayó que "en el momento en el que una propuesta de este tipo sea puesta sobre la mesa, reconsideraremos nuestra postura y participación en este proceso (de negociación)", advirtió a la prensa, al término de una reunión con el comandante de la Fuerza Conjunta de la OTAN, con base en Nápoles, el almirante Harry Ulrich. "Si comenzamos a rediseñar las fronteras, quién sabe donde acabaremos", añadió.

Este viernes, los representantes especiales de Estados Unidos, Rusia y Unión Europea --la denomiada Troika-- visitarán Belgrado, donde se entrevistarán con el presidente y primer ministro, Boris Tadic y Vojislav Kostunica, entre otros, y el sábado, Pristina, donde también se reunirán con las autoridades de la provincia, en un intento por reimpulsar una nueva ronda de negociaciones entre las partes. Dichos interlocutores deberán informar de su visita y del progreso en las negociaciones al secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, antes del 10 de diciembre.

Estas negociaciones extendidas han sido posibles por la amenaza de veto de Rusia --miembro permanente del Consejo de Seguridad-- al proyecto de estatuto de la ONU para Kosovo por entender que el mismo no contaba con el beneplácito de las partes en litigio, al rechazar Belgrado la propuesta.

Según el Ministerio de Exteriores británico, los enviados se darán cita en Londres este jueves durante tres horas. "Será la primera vez que los enviados de la Troika se reúnan, lo que les dará una oportunidad para conocerse", explicó un portavoz del Ministerio y adelantó, previa condición de permanecer en el anonimato, que los mismos "también abordarán su visita a la región y ultimarán detalles" de ésta.