6 de abril de 2020
11 de septiembre de 2008

Líbano.- Un atentado con bomba mata a un político druso y causa seis heridos en el este de Líbano

BEIRUT, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un atentado con bomba causó la muerte anoche del dirigente druso del Partido Democrático Saleh Al Aridi y heridas leves a otras seis personas en la localidad de Baisour, en el este de Líbano, según afirmó hoy la Policía.

Al Aridi, mano derecha del líder del partido, Talal Arslan, murió en el acto, después de que la bomba destrozase su vehículo, del que era el único ocupante, según informa el portal de noticias libanés Naharnet. Un agente de Policía indicó que el cuerpo de Al Aridi quedó carbonizado.

Según la agencia de noticias estatal libanesa, la bomba estaba bajo el asiento del conductor y fue detonada por control remoto. Otros medios de comunicación señalaron que en el coche había 500 gramos de trinitrotolueno colocado por "profesionales" que vigilaban a Al Aridi.

De momento, no se han registrado enfrentamientos a raíz del atentado. Fuentes del ámbito de la seguridad de la provincia de Aley, donde se encuentra Baisour, aseguraron que la situación está "bajo control".

El líder del Partido Democrático, que se encuentra de viaje en el extranjero, acusó a Israel de ser responsable del ataque. Israel "está interesado en provocar conflictos y en explotar la situación interna", subrayó.

Intentando prevenir una situación conflictiva, el presidente del Parlamento, Nabih Berri, y el primer ministro, Fuad Siniora, pidieron a Arslan que evite que ocurran disturbios. Mientras que Berri consideró que la explosión atenta contra la "paz civil", Siniora dijo que su objetivo era "dividir al pueblo libanés".

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, condenó el atentado y opinó que actos violentos como éste "sólo subrayan lo importante que es que se avance en el diálogo y la reconciliación".

La muerte de Al Aridi se produce cuando los partidos políticos libaneses se disponen a iniciar el próximo martes un diálogo nacional para reconciliarse y eliminar sus diferencias, que el pasado mes de mayo estuvieron a punto de derivar en una guerra civil.

Este proceso se dirigirá a formar una "estrategia de defensa nacional" en la que se defina la relación entre las milicias y el Ejército en su defensa del país.