26 de marzo de 2019
1 de julio de 2014

Haftar da marcha atrás y pide a los turcos que no abandonen el país

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

El general renegado Jalifa Haftar ha dado este lunes marcha atrás en su ultimátum a los ciudadanos turcos para que abandonaran el país por su presunto apoyo a la milicia islamista Ansar al Sharia y ha asegurado que muchos de ellos salieron del país "demasiado rápido".

La semana pasada, el portavoz de Haftar, Mohamed el Heyazi, dijo que "todos los ciudadanos de Turquía y Qatar deben abandonar Libia en 48 horas", tras lo que Ankara evacuó a cientos de personas del país.

Sin embargo, el propio Al Heyazi ha sostenido que el ultimátum no estaba dirigido a los trabajadores turcos. "Nos gustaría decirles que, si quieren volver, serán bienvenidos. No tenemos ningún problema con la población turca", ha apuntado.

El cambio de opinión ha sido interpretados por algunos como una corrección tras comprobar que muchos proyectos de infraestructuras del este del país en los que trabajaban dichas personas han quedado suspendidos, según ha informado el diario 'The Libya Herald'.

Por contra, Al Heyazi no ha cambiado su postura respecto a los qataríes. "No se les permitirá quedarse aunque estén construyendo enormes rascacielos en el país", ha dicho, asegurando que su situación es "completamente diferente" que la de los turcos".

Por el momento sigue sin haber información sobre los dos ciudadanos turcos secuestrados en la capital, Trípoli, la semana pasada poco después del ultimátum de Haftar. Se desconoce si existe una vinculación entre el rapto y las palabras del general.

Haftar, que a finales del pasado mes de mayo lanzó una ofensiva contra las milicias islamistas asentadas en el este de Libia, desconfía de Turquía y Qatar porque han respaldado a Hermanos Musulmanes.

Aunque el Gobierno libio no reconoce ninguna autoridad a Haftar, lo cierto es que gran parte de las Fuerzas Armadas le han jurado lealtad y algunos líderes libios han apoyado su ofensiva contra las posiciones de la milicia islamista en Benghazi.

Para leer más