27 de septiembre de 2020
7 de agosto de 2020

Lukashenko y Putin mantienen una conversación telefónica sobre el arresto de mercenarios del Grupo Wagner en Minsk

Moscú pide la puesta en libertad de los ciudadanos rusos detenidos

Lukashenko y Putin mantienen una conversación telefónica sobre el arresto de mercenarios del Grupo Wagner en Minsk
Vladimir Putin con Alexander Lukashenko en una reunión en Moscú. - -/KREMLIN/DPA - ARCHIVO

MADRID, 7 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los presidentes de Rusia y Bielorrusia, Vladimir Putin y Alexander Lukashenko, respectivamente, han mantenido este viernes su primera conversación telefónica oficial tras la detención de 33 presuntos mercenarios del Grupo Wagner hace una semana en los alrededores de Minsk, la capital bielorrusa.

La consulta, que ha tenido lugar por incitativa de Moscú, ha tenido lugar un día después de que Lukashenko invitara a los fiscales generales de Rusia y Ucrania a un encuentro para hablar del futuro del grupo, a cuyos mercenarios acusa de haberse infiltrado en el país con el objetivo de frustrar las elecciones del 9 de agosto.

"Vladimir Putin mantuvo una conversación telefónica con el presidente de la República de Bielorrusia, Alexander Lukashenko. Discutieron temas de actualidad relacionados con el desarrollo y el futuro de las relaciones ruso-bielorrusas", ha señalado el Kremlin en un comunicado.

El texto recoge, además, que los mandatarios han debatido la situación de los 33 ciudadanos rusos, que siguen bajo custodia en Minsk por tratar presuntamente de desestabilizar la política bielorrusa.

"Ambos han expresado su confianza en que la situación se resolverá en el espíritu del entendimiento mutuo, típico de la cooperación de los dos países", ha indicado el Gobierno ruso, que ha vuelto ha pedir su liberación.

En este sentido, Moscú ha expresado su interés en que Bielorrusia tenga una "situación política estable" y que las próximas elecciones presidenciales se celebren en un ambiente "tranquilo". Además, el presidente ruso ha vuelto a pedir la liberación de los detenidos y ha sugerido a su homólogo que sea él mismo quien los ponga en libertad.

La agencia de noticias bielorrusa Belta, citando al servicio de prensa del presidente bielorruso, ha confirmado que la conversación se ha producido, si bien ha detallado que los presidentes han acordado estudiar detenidamente el caso para establecer el motivo real de la detención y hallar "a los culpables para llevarlos ante la Justicia".

"Además de la agenda bilateral, una parte significativa de la conversación se centró en temas de actualidad relacionados con la lucha contra la pandemia de COVID-19 en ambos países y el desarrollo de una vacuna para combatir esta infección", ha informado la Presidencia.

Los detenidos en cuestión trabajarían para el Grupo Wagner, una empresa de seguridad privada que pertenece a un empresario ruso cercano a Putin y está acusada del envío de mercenarios a varios conflictos activos en el mundo, incluidos los de Ucrania y Libia.

Por su parte, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha sugerido durante una conversación telefónica con Lukashenko que aquellos mercenarios que hayan sido acusados de participar en el conflicto en el este de Ucrania deberían ser extraditados a dicho país. El Kremlin ha negado tales acusaciones.

Para leer más