1 de abril de 2020
11 de noviembre de 2014

Los manifestantes 'normalistas' retienen al subsecretario de Seguridad Pública de Guerrero

MÉXICO DF, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

Miembros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) han retenido al subsecretario de Seguridad Pública de este estado mexicano, Juan José Gatica Martínez, en medio de las protestas que han tenido lugar este martes por el caso Iguala.

Gatica Martínez ha sido capturado cuando estaba intentando dialogar con los manifestantes para que pusieran fin a los ataques contra la sede del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Chilpancingo, capital de Guerrero.

Al parecer, un grupo de manifestantes de la CETEG se ha abalanzado sobre él, le ha quitado el caso y la camiseta y le ha subido por la fuerza en una camioneta en la que le ha trasladado hasta la plaza del Primer Congreso de Anáhuac, donde se han concentrado.

Los captores han advertido de que no soltarán al 'número dos' de la Seguridad Pública de Guerrero hasta que dos de los manifestantes que han sido detenidos estos días sean liberados, según informa el diario mexicano 'Milenio'.

Unos 500 miembros y simpatizantes de la CETEG han entrado en la sede del PRI, donde según 'El Universal' no había presencia policial. Los asaltantes han roto mobiliario y ventanas y han hecho pintadas en las instalaciones antes de provocar un incendio.

Los choques se han trasladado después a las inmediaciones, donde al menos 500 policías se han enfrentado con los manifestantes, que han lanzado piedras y artefactos incendiarios. Las fuerzas de seguridad, por su parte, han usado gases lacrimógenos.

Los manifestantes ya habían advertido de que radicalizarían sus protestas después de que la Procuraduría General de la República (PGR) diera por muertos a los 43 'normalistas' (estudiantes de magisterio) desaparecidos el pasado 26 de septiembre en el municipio de Iguala.

CASO IGUALA

Los 'normalistas' llegaron a Iguala el 26 de septiembre para recaudar fondos para viajar a la capital mexicana el 2 de octubre con el fin de participar en la conmemoración de otra matanza, la de Tlatelolco.

Ese día la esposa del alcalde tenía previsto presentar un informe de su labor al frente del Sistema de Desarrollo Integral para la Familia municipal y, ante el temor de que los estudiantes reventaran el acto, como ya había ocurrido en el pasado, el alcalde ordenó a la Policía actuar contra los 'normalistas'.

Policías de Iguala, apoyados por agentes de Cocula, interceptaron a los jóvenes a la entrada del municipio y abrieron fuego, matando a uno de ellos y dando lugar a un enfrentamiento que se saldó con seis muertos y 25 heridos.

Una vez controlada la situación, detuvieron a los 'normalistas' que no consiguieron huir, les condujeron en varios furgones policiales a los límites entre Iguala y Cocula y se los entregaron a Guerreros Unidos.

A partir de ese momento se pierde el rastro de los 43 'normalistas'. Queda ahora el análisis de las cenizas y de los cadáveres de la veintena de fosas comunes que se han hallado en Iguala y los municipios cercanos.

Para leer más