14 de agosto de 2020
14 de julio de 2020

Más de 1.200 civiles muertos por la guerra en Afganistán en el primer semestre a pesar del acuerdo de paz

Los talibán son responsables del 48,5 por ciento de los incidentes de seguridad que han dejado víctimas civiles

Más de 1.200 civiles muertos por la guerra en Afganistán en el primer semestre a pesar del acuerdo de paz
Atentado suicida en Nangarhar - SAIFURAHMAN SAFI / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

Más de 1.200 civiles han muerto en incidentes de seguridad en Afganistán en los seis primeros meses del año a pesar del acuerdo de paz firmado por los talibán con el Gobierno de Estados Unidos el 29 de febrero en Doha.

Según el último informe de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán (AIHRC), en el primer semestre del año se han registrado 880 incidentes de seguridad que han dejado un balance de 1.213 civiles muertos y 1.744 civiles heridos.

En el mismo periodo de 2019, se registraron 979 muertes de civiles y 2.359 civiles resultaron heridos. La cifra de víctimas mortales civiles es claramente superior en este primer semestre aunque la cifra global de bajas civiles (incluyendo a los muertos y a los heridos) supone un descenso del 11 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

De media, 16 civiles murieron o resultaron heridos cada día en los primeros seis meses de 2020. El informe señala un aumento del número de mujeres civiles que han muerto en el conflicto de Afganistán, con 126 fallecidas frente a las 113 que murieron en el mismo semestre del mes anterior.

AUMENTA LA CIFRA DE NIÑOS MUERTOS EN EL CONFLICTO

Sumando las mujeres muertas y las heridas, la cifra registra un descenso del 0,5 por ciento en el primer semestre de 2020. También hay un descenso del 33 por ciento en la cifra de niños afectados directamente por el conflicto, aunque el número de niños muertos sube de los 159 fallecidos en el año anterior a los 225 que han perdido la vida en los primeros seis meses de 2020.

En cuanto a la responsabilidad por los incidentes de seguridad, el informe de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán señala que los talibán son responsables del 48,5 por ciento de los altercados, mientras que a las fuerzas del Gobierno se les achaca el 15,5 por ciento de las acciones y a las fuerzas internacionales el 2,3 por ciento.

El documento señala que el 26,7 por ciento de los incidentes son de autoría desconocida y que un 6,3 por ciento son achacables a la filial afgana de Estado Islámico. El resto de bajas civiles han sido causadas por cohetes lanzados desde Pakistán contra las provincias de Kunar, Kandahar, Paktia y Khost.

El informe pone de manifiesto que los talibán han matado en el primer semestre de 2020 a 542 civiles y han herido a 896, frente a los 1.912 civiles muertos o heridos en el mismo periodo de 2019.

En cuanto al tipo de incidentes, los asesinatos selectivos acabaron con la vida de 533 civiles, mientras que los ataques con bombas artesanales (IED) acabaron con la vida de 259 civiles. El empleo de estos artefactos ha provocado más víctimas civiles en este semestre respecto al mismo periodo del año anterior, con un aumento del 7 por ciento.

Los ataques con cohetes han dejado 177 civiles muertos y los ataques suicidas han dejado 110 civiles muertos y 237 heridos, la mayoría de ellos reivindicados por Provincia del Jorasán, la filial de Estado Islámico en Afganistán. El informe señala que se ha registrado un descenso del 46 por ciento en la cifra de víctimas civiles causadas por ataques suicidas de los talibán.

Como consecuencia de combates terrestres han muerto 82 civiles y otros 245 han resultado heridos. En este apartado, la cifra de víctimas civiles ha bajado un 66 por ciento respecto al mismo periodo de 2019. En cuanto a los ataques aéreos, en el primer semestre de 2020 se han llevado la vida de 108 civiles y han dejado heridos a 81, lo que supone en total un descenso del 44 por ciento en relación al primer semestre de 2019.

En relación a las redadas nocturnas, el análisis de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán señala una reducción del 90 por ciento de las víctimas civiles, con cuatro civiles muertos y uno herido en el primer semestre de 2020.

En el apartado de ataques contra infraestructuras, el informe recuerda el atentado contra la maternidad de Kabul gestionada por Médicos Sin Fronteras que acabó con la vida de trece mujeres, dos niños y un hombre y que todavía no ha sido reivindicado por ningún grupo.

Por último, el informe señala que en los primeros seis meses de 2020 han muerto por la guerra en Afganistán cuatro periodistas y otros diez han resultado heridos. La AIHRC ha contabilizado 55 casos de violencia contra periodistas.

Para leer más