15 de octubre de 2019
9 de diciembre de 2014

Más de 150 detenidos en California por las protestas contra la represión policial

Más de 150 detenidos en California por las protestas contra la represión policial
STEPHEN LAM / REUTERS

BERKELEY/NUEVA YORK, 9 Dic. (Reuters/EP) -

Más de 150 personas han sido detenidas en California durante las manifestaciones convocadas el lunes por la noche para protestar contra los últimos casos de violencia policial contra minorías, incluidas las muertes de los afroamericanos Michael Brown y Eric Garner.

La del lunes fue una jornada de protestas en todo el país. A ella se sumaron personalidades públicas como el jugador de baloncesto LeBron James, que portó una camiseta con el lema "No puedo respirar", en alusión a la frase pronunciada por Garner cuando un agente le realizaba una llave de estrangulamiento.

Cientos de personas han cortado una autopista interestatal en Berkeley, cerca de San Francisco. Un portavoz policial, Daniel Hill, ha denunciado que parte de los manifestantes lanzaron piedras y otros objetos contra los agentes y ha confirmado el arresto de más de 150 personas, en su mayoría por resistencia a la autoridad. Además, detuvieron un tren en la misma localidad tras tumbarse sobre las vías y depositar en ellas un sofá.

En Brooklyn, en Nueva York, unos 300 manifestantes han bloqueado calles bajo la consigna de "No puedo respirar" y "Manos arriba, no dispare", en alusión a la muerte de Brown.

Las protestas han tenido su eco también en el centro de Phoenix, donde unas 200 personas han marchado hacia los cuarteles de la Policía por la muerte de otro ciudadano negro a manos de un policía la semana pasada. Los manifestantes han pedido a las autoridades que hagan público el nombre del agente que mató a tiros a Rumain Brisbon, sospechoso de vender drogas.

JUSTICIA

Otro de los casos recientes más sonados ha sido el del niño Tamir Rice, de 12 años, tiroteado por un policía cuando portaba una pistola de juguete. Su madre, Samaria Rice, reiteró el lunes que la familia busca que las autoridades locales y los dos agentes implicados rindan cuentas ante la justicia.

"Tamir era un niño brillante, tenía un futuro prometedor y se le daban muy bien los deportes (...). Era mi bebé", lamentó la madre en declaraciones a los periodistas.